El sitio del rock en Argentina 21 años online
Fotogalerias

Cosquín Rock 2017: Día 1

Con muchos espacios vacíos en el Aeródromo de Santa María de Punilla, arrancó el festival más federal de la Argentina y que en su primera jornada reunió al rock and roll con el metal, el punk y el blues.

Llamó la atención ver poca gente distribuida en los siete escenarios que este año se ubican a lo largo y ancho del predio que desde 2011 hospeda al Cosquín Rock. Según cifras oficiales, la cantidad de público alcanzada durante la primera jornada anduvo por las 18 mil entradas vendidas, cuando durante las últimas ediciones el piso siempre estuvo por encima de las 25 mil.

Quizás más oferta (180 bandas en 7 escenarios durante tres días y dando puerta más temprano) no responda a mayor demanda; y eso es lo que se vio en un festival en el que para concurrir una persona tiene que desempolvar alrededor de 5 mil pesos para disfrutar las tres fechas, viajar desde su punto de origen (con pasajes cada vez más caros), hospedarse y comer y tomar algo. A esto se le suma que los precios dentro del predio no eran los más acordes y para nada ayudaban a consumir, llegando a fin de mes y en un país en crisis económica. Desde una cerveza a 170 pesos, un fernet a 200, una hamburguesa 80, un pancho 50, agua 40 y hasta un alfajor a 30 pesos.

Pasando a lo musical, el escenario principal ofreció una grilla llena de rock and roll argentino (ese que antes se le decía “rock barrial” y ahora parece resultar ofensivo el término para quienes lo realizan) con shows destacados de El Bordo, Los Gardelitos, Guasones (cada vez más prolijos) y el cierre de Ciro y Los Persas, en el que el ex Los Piojos siempre rinde sobre todo cuando aparecen temas como “Te diría”, “Ando ganas”, “Antes y después”, “Tan solo”, “Genius” junto a Juanse, “Pacífico”, “El farolito”, “Muévelo” y “Cruel”.

Mención aparte para la calidad sonora del ex Black Crowes, Rich Robinson, que fue el jamón de un sándwich entre Salta La Banca y Los Gardelitos.

Los nuevos escenarios como La Casita del Blues y el Carlos Tórtola (en homenaje al productor musical fallecido este año) mostraron sets interesantes como el blusero estadounidense Omar Coleman y los rosarinos punks de Bulldog, respectivamente.

En la otra punta del Aeródromo se instalaron los seguidores del Metal en el escenario temático por donde resaltaron Los Antiguos, Viticus y Carajo.

Con una pequeña llovizna que se desató en el cierre de la noche (ya casi a las 4 de la madrugada) y con una sensación de extrañeza por el poco público que no acompañó durante el sábado a una propuesta más amplia, pasó la primera jornada del Cosquín Rock.

Fotos: Mica Villalobos