El sitio del rock en Argentina 21 años online
Esenciales

Esenciales: "Inconsciente colectivo"

Comenzando su carrera solista, Charly García lanza de manera conjunta sus dos primeros discos: “Pubis angelical”, la banda de sonido de la película dirigida por Raúl de la Torre, y “Yendo de la cama al living”, registrados pocos días después de la guerra de Malvinas y sobre el final de la dictadura.

Buenos Aires, diciembre de 1981

Charly García está en el momento más inspirado de su carrera. Serú Girán es unánimemente considerado como un grupo extraordinario, después de aquellos comienzos resistidos. Un teatro Coliseo repleto corea todas las canciones del cuarteto. García presenta la siguiente canción: “Ahora voy a tocar un tema que me piden mucho… ’Nace una flor, todos los días sale el sol, de vez en cuando escuchas aquella voz’”. Y aquella voz es la voz de García, que madura un clásico con su estilo inconfundible.

Pasó casi un año, Serú ya se separó por la partida de Pedro Aznar a los Estados Unidos, y Charly prepara su primer disco solista. Son momentos dramáticos para el país, la Guerra dejó una profunda tristeza en la sociedad, y la dictadura aún castiga con mano dura. El último tema es “Inconsciente colectivo” y su estribillo se convierte rápidamente en himno: “Mamá, la libertad siempre la llevarás dentro del corazón. Te pueden corromper, te puedes olvidar pero ella siempre está”. Y dedica un párrafo a “los hambrientos, los locos, los que se fueron, los que están en prisión” con su incomparable maestría para retratar la realidad nacional, que marca toda su obra.

El disco se grabó en agosto de 1982 en los estudios ION y Panda, mezclado por Amilcar Gilabert, y se editó como disco doble junto a “Pubis Angelical” que contiene 23 temas instrumentales compuestos por Charly para la película de Raúl de la Torre que lleva el mismo nombre. En rigor, “Pubis…” fue el primer disco grabado por García solista luego de la separación de Serú Girán, ya que se grabó entre mayo y junio del ’82, unos meses antes que “Yendo de la cama al living”.

García dixit: “En este disco, la mitad de los temas están hechos con guitarra y la mitad con piano. Lo que ya casi no utilizo es el sintetizador. Antes tocaba el piano con muchos sintetizadores pero ahora toco el piano eléctrico pelado. Esto obedece a una cuestión de imagen, quiero que me vean como un tipo que toca el piano y no como un músico rodeado de instrumentos". En “Inconsciente…” sin embargo, además del piano aparecen samplers en esa especie de aplauso loopeado que se repite en toda la canción. Y se destaca la batería sutil de Willy Iturri.

Un párrafo aparte merece la presentación oficial de este disco, realizada el 26 de diciembre de 1982 en el estadio de Ferrocarril Oeste, ante 25.000 personas. Charly llegó al escenario a bordo de un Cadillac rosa, hizo un show inspiradísimo de 22 canciones y, sobre el final, una lluvia de proyectiles destruyó la ciudad que servía de decorado en el escenario, obra de Renata Schussheim, mientras sonaba “No bombardeen Buenos Aires”, canción que cobró mucha importancia en el disco por la reciente Guerra de Malvinas.

A propósito de la puesta para ese show, Charly desató una polémica porque el concierto estuvo sponsoreado por una marca de jeans. Luego García explicaría que lo hizo para cubrir el costoso despliegue de fuegos y decorado, y en el siguiente disco se burló de los que lo criticaron, en la canción “2, 0, 1, transas” que empieza con esta frase: “Él se cansó de hacer canciones de protesta y se vendió a Fiorucci”.

El sobre interno del disco contiene una frase de Pete Townshend: “Si grita pidiendo verdad en lugar de auxilio, si se compromete con un coraje que no está seguro de poseer, si se pone de pie para señalar algo que está mal pero no pide sangre para remediarlo, entonces es rock and roll”.

Una obra maestra de Charly, una más en su brillante carrera. “Es necesario cantar de nuevo, una vez más”.

Ficha técnica:

Autor: Charly García

Intérprete: Charly García

Músicos: Charly García (voz, teclados, guitarras, bajo) y Willy Iturri (batería).

Álbum: Yendo de la cama al living (1982)

Duración: 2 min. 51 seg.