El sitio del rock en Argentina 20 años online

Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota

Todas las letras de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota

Alien Duce
Aquella solitaria vaca cubana
Barbazul versus el amor letal
Blues de la artillería
Blues de la libertad
Blues del noticiero
Botija rapado
Buenas noticias
Caña seca y un membrillo
Canción para naufragios
Criminal Mambo
Cruz diablo
Divina TV Führer
Dr. Saturno
Drogocop
El árbol del gran bonete
El arte del buen comer
El infierno está encantador esta noche
El lobo caído
El pibe de los astilleros
El Templo de Momo
Ella baila con todos
Ella debe estar tan linda
Esa estrella era mi lujo
Espejismo
Estás frito, angelito
Esto es to-todo amigos
Etiqueta negra
Fanfarría del Cabrío
Fuegos de octubre
Fusilados por la Cruz Roja
Gran lady
Gualicho
Héroe del whisky
Hora de levantarse, querido
Jijiji
Juguetes perdidos
La bestia pop
La dicha no es una cosa alegre
La hija del fletero
La Murga de la Virgencita
La Murga de los Renegados
La parabellum del buen psicópata
La pequeña novia del carioca
Ladrón de mi cerebro
Las increíbles andanzas del capitán Buscapina
Lavi-rap
Luzbelito y las sirenas
Maldición va a ser un día hermoso
Mariposa Pontiac
Masacre en el puticlub
Me matan, limón!
Mi perro dinamita
Morta punto com
Motor psico
Murga purga
Música para pastillas
Nadie es perfecto
Ñam fri frufi fali fru
Noticias de ayer
Nuestro amo juega al esclavo
Nueva Roma
Nuotatori Professionisi
Pensando como una acelga
Perdiendo el tiempo
Pierre el vitricida
Pogo
Pool, Averna y papusa
Preso en mi ciudad
Queso ruso
Rato Molhado
Rock del país
Rock para el negro Atila
Rock para los dientes
Rock yugular
Ropa sucia
Roto y mal parado
Salando las heridas
Scaramanzia
Semen-Up
Sheriff
Shoping - Disco - Zen
Sorpresa en Shangai
Superlógico
Susanita
Tarea fina
Te voy a atornillar
Todo preso es político
Todo un palo
Toxi-taxi
Un ángel para tu soledad
Un pac-man en el Savoy
Un poco de amor francés
Una piba con la remera de Greenpeace
Unos pocos peligrosos sensatos
Vamos las bandas
Vencedores vencidos
Ya nadie va a escuchar tu remera
Yo no me caí del cielo
Yo, caníbal
¡¿Lobo estás?!