Share

Galería de Raíces: "¿Cuál es el costo de aquellas cosas que perduran?"

Es la pregunta central que propone el nuevo trabajo discográfico del grupo de rock progresivo. Las canciones surgen de pensamientos y meditaciones sobre personajes históricos, situaciones y experiencias personales.

Galería de raíces nace a finales del 2017 y poco tiempo después lanza su primer material discográfico "Contracultura". Sus siete tracks apuntan al rock progresivo a través de influencias como Pink Floyd, Alan Parsons, Steven Wilson y XTC.

Actualmente se encuentra presentando su nuevo álbum "El costo de lo eterno" que incluye nueve canciones y un total de 21 artistas involucrado. Entre ellos: Horacio Zanotto (Sinergia), Marcelo Barrera (Rescate), Jose Alcobruni (banda de Nahuel Pennisi) y Emanuel Vivar.

¿Cuáles son las "Raíces" de Galería?

La galería es el medio y las raíces, o cuadros, serían las ideas, experiencias e historias que exponen en dicha galería. Haber elegido este nombre para el proyecto fue una gran ventaja, y aún un descubrimiento, porque contiene un concepto que nosotros mismos estamos re-descubriendo en cada álbum. La premisa es poder crear un medio, un proyecto que pueda integrar música, ilustraciones, literatura y otras expresiones; a fin de exponer ideas, conceptos e historias en cuadros. Si bien pueden variar en tamaño, forma o estilo, al final siempre son una raíz. Historias, anécdotas, creencias y aquellas cosas que, de una u otra forma, lograron hacerme pensar o conmoverme y que considero que merecen ser contadas.

¿Qué condimentos podrían destacar de este último material?

Algo que se buscó intencionalmente en este material fue tratar de lograr una experiencia "inmersiva" que permitiera al oyente escuchar una música familiar en estilo, pero tratando de abandonar el formato y las duraciones de una canción convencional. Como así también los instrumentos comunes. Si bien hay elementos de rock presentes, tratamos de darles otro giro desde lo compositivo. A su vez, las letras continúan un poco la línea del primer material, pero ya no tanto desde la introspección sino buscando contar historias que nos parecieron relevantes. Este es un disco más de historias de gente que pasó por este mundo e hizo mella en algún momento. Otro condimento a destacar es que, desde lo visual, buscamos una estética más conceptualmente depurada en cada uno de los videos. Creemos que no solo es importante lo que se cuenta, sino también cómo se lo cuenta.

El concepto gira en torno al "Costo de lo Eterno". ¿Cuál sería, según ustedes?

El sociólogo Lewis Mumford escribió una vez "cada generación se rebela contra sus padres y se hace amiga de sus abuelos" y creo que esta frase es muy acertada. Hoy más que nunca. Ante todo esto, tenemos que pararnos como humanidad, hacer mea culpa y un poco de retrospección: ¿qué estamos haciendo mal? ¿qué buscaron los que nos antecedieron? ¿a qué conclusiones llegaron? el planeta grita por una respuesta: pobreza creciente, conflictos bélicos y aún enfermedades como el COVID-19 nos demuestran que aún la raza humana tiene mucho que aprender. Hoy se busca lo inmediato: el chiste rápido, el carisma antes que el contenido, la sensación antes que lo trascendente. Gran parte de la cultura postmoderna nos quiere vender eso mismo: "sé una estrella por un día" o, peor aún, "30 segundos de fama". Todo bien con eso, pero cuando pasan tus 30 segundos, no te juna nadie y muchas de las grandes estrellas mediáticas terminaron muy mal. Las cosas que realmente valen, llevan su tiempo. Todo el que hizo una carrera universitaria sabe que tiene que privarse de un montón de cosas y estar encerrado años hasta ver un fruto. En otros ámbitos no es distinto: la familia, el trabajo o el arte. Y si en este mundo tan superficial nos topamos con algo eterno, posiblemente su costo sea nuestra propia vida. Así llegamos a esta idea, que justamente está expresada en la canción "Felicitas". Tenemos que entender que eso de la "rebeldía contra el sistema" ya no es salir a romper vidrios, ser un violento, o tener una sobredosis. La sociedad entera sigue esa dirección y muchas de las marchas que vemos buscan remediar la violencia, abusos y cosas detestables. El número uno en oponerse al sistema fue Jesucristo, que lejos de ser un religioso, fue crucificado por ellos y condenado por predicar la paz y la justicia. El hombre necesita rebelarse, pero ya contra su propia hipocresía; su propia violencia contenida, su propio egoísmo.

Un primer disco tiende a resultar poco satisfactorio luego de que se atraviesan las barreras de las influencias y salen nuevas composiciones de esencia más pura. ¿Se sienten identificados con esto?

El primer disco tiene composiciones y líricas que son consonantes con las de este nuevo trabajo. Si bien pueden encontrarse algunas influencias en la sonoridad, sigue siendo un disco que nos gusta mucho y del cual seguramente seguiremos versionando canciones y reinterpretándolas. Muchas tienen bastantes años de gestación y un valor especial para nosotros.

¿Qué mejores técnicas buscaron lograr en este segundo álbum? 

Una mejora substancial fue poder laburar con un gran baterista como Emanuel Vivar y, a su vez, Cristian Borneo como Drum Doctor. Eso, más la grabación de bajos con Jeremías Prokopchuk, dotó de una base sólida sobre la cual hacer todo lo demás. A nivel de teclados, buscamos una sonoridad posicionada en los 80´s. Fue muy interesante poder restringirse a sonidos del Polisix, Prophet 5, DX7, CP80 y dejar a un segundo plano los mellotrones, órganos y moogs del primer disco.

En ambos prevalece la participación de una cantidad de artistas considerable. ¿A qué se debe y porqué la elección de estos últimos?

La interacción es clave entre los músicos. La diversidad, bien enfocada, produce cosas únicas. Inclusive, poder dejar una serie de compases a un profesional para que haga un solo y aporte ideas, es algo que impulsa a modificar un poco la estructura de la canción y llegar a algo totalmente nuevo. La elección de los músicos es un proceso largo y a veces cuesta coordinar horarios, ya que son gente muy demandada. Jeremías toca el bajo en este proyecto, pero también es contrabajista de la filarmónica del Teatro Colón. José Alcobruni hizo un laburo de sesión hermoso y, a su vez, graba para gente como Nahuel Pennisi. Nos gusta conocer nuevos músicos, contactarlos y poder tenerlos en cada trabajo. Es como crear un equipo de fútbol con los mejores jugadores.

En plena presentación se encontraron inmersos en una cuarentena que los obligó a cancelar fechas y demás ¿Cómo sortearon la situación y de qué manera están canalizando el material actualmente?

La cuarentena en parte aceleró los procesos de mezcla y mastering, pero también nos puso a pensar ¿cómo va a recibir la gente este material? ya que muchos no pueden ni ver a sus seres queridos, volver a su país o saber si va a tener trabajo cuando pase este huracán. ¿Importa realmente la música ante una situación así? Obviamente que ante algo tan extremo, se revaloriza la familia, el hogar, nuestros abuelos, la gente en riesgo, la fe y las cosas sencillas. Lo demás pasa a segundo plano, pero también muchos recurren a la música para mitigar la soledad. Ahí el mensaje de este álbum podría resonar mejor: estos días de re-introspección, bien canalizados, nos acercarían a algo que realmente nos ayudaría como humanidad. Por eso mismo, decidimos adelantar la fecha del disco dos meses y hacerlo solo en formato digital y accesible para todos. De hecho, lo pueden descargar desde Bandcamp con las letras y el arte de tapa. Ante la crisis económica, sería injusto que la gente no pudiera acceder a él. Tal vez viniendo de una banda emergente sea algo sencillo, pero confiamos en el poder de las palabras y la música. Creemos que puede traer esperanza y un mensaje diferente.

¿Cuáles son los objetivos para lo que resta del año? 

De acá a fin de año tenemos planificados una serie de videos para poder acompañar la música. Por otra parte, tenemos pensado hacer una serie de recitales en vivo para poder presentarlo. En paralelo ya empezamos a bosquejar algunas ideas para un disco futuro.