Share

Los Piringundines: "Deseo que la vuelta a los shows sea poderosa y enérgica"

El conjunto que fusiona rock, reggae, cumbia, funk y ritmos rioplatenses acaba de editar su nuevo álbum "Punta Terraza".

"‘Punta Terraza’ es un porteño que mira el horizonte y fantasea su poemario desde el último piso del edificio donde alquila, porque no puede irse a la playa ni a ninguna parte, ya que pandemia; mientras escucha una playlist de reggae, cumbia, bossa y funk mixiados –describe Marne, cantante y guitarrista de Los Piringundines-. Es un poco el resumen o la condensación de muchas canciones que surgieron en estos años y también una colección de recursos estilísticos que fuimos puliendo hasta este punto".

Se tomaron diez años en volver a lanzar un disco de larga duración, ¿por qué se dio esto?

En el medio nos gustó más la forma de sacar simples, hicimos "Tuco" y "Banda de Playa". Ahora teníamos ganas de volver al formato largo y que hubiera muchas canciones de Piringundines disponibles. Este disco, o uno bastante parecido, podríamos haberlo sacado también hace tres años. La demora quizás tuvo que ver con el ciclo "Mundo Piringundines" que durante dos años seguidos nos llevó a tocar una vez por semana en el Bar de Kowalski, en modo fiesta y con invitados distintos cada vez.

¿En qué se diferencia este nuevo álbum a "Espíritu Jocundo" (2011)?

En "Espíritu" la banda estaba en construcción. Las baterías por ejemplo fueron grabadas por un cesionista. Sabíamos mucho menos de hacía dónde queríamos llegar con cada canción y teníamos mucho menos experiencia en el estudio. En "Punta Terraza" retomamos la producción artística que habíamos delegado un poco en Matías (El Chavez) Méndez en los simples del medio. Estilísticamente es un disco más variado, sin tanto reggae, pero en el que sin embargo los recursos del dub y de la música jamaiquina en general sobrevuelan todo.

Sin poder tocar en vivo, que es uno de los fuertes de la banda, ¿cómo sobrellevan estos tiempos y cómo imaginan que será un futuro show con público de nuevo?

Tuvimos la suerte de poder tocar en la calle este año un par de veces, raro privilegio. De todas formas, es un momento difícil que hay que sobrellevar y encontrar maneras para seguir compartiendo música. Aprovechando el parate de tocar con público, filmamos una sesión en vivo en Buenos Aires Club (ex Teatro Arlequines) que pueden ver en nuestro canal de YouTube. Imagino y deseo que la vuelta a los shows sea poderosa y enérgica.