El sitio del rock en Argentina 21 años online
Shows

La Mississippi en La Trastienda Club: memoria emotiva

Pocos elementos atesoraron su valor en el tiempo. La música desarrolló las cualidades necesarias para erigirse como uno de ellos. Sin embargo, sólo algunas canciones perduraron con vigencia e influenciaron a distintas generaciones.

Ricardo Tapia, Gustavo Ginoi, Claudio Cannavo, Juan Carlos Tordó y Gastón Picazo efectuaron una exhaustiva investigación sonora. Exploraron cuatro décadas de nuestro rock, escogieron trece temas de distintas épocas y editaron un disco con sus estupendas versiones.

Confeccionaron un meticuloso seleccionado de inoxidables creados por Moris, Pappo´s Blues, Luis Alberto Spinetta, Sumo o Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Además, respaldaron la propuesta con sus propios clásicos para consumar un atractivo espectáculo.

“Búfalo”, “El Dieciséis” y “Boggie de la Ruta 2” iniciaron su tercera actuación consecutiva en La Trastienda. Subieron setenta y dos veces al escenario ubicado en el corazón de San Telmo. Convirtieron la sala en su hábitat natural. A modo de homenaje, los barmans elaboraron un aperitivo con el nombre de la banda. ¡Marche un Mississippi cantinero!

Tras “En busca de pleitos”, comenzaron los estímulos a la memoria. “La mamá de Jimmy” -perteneciente a León Gieco-, “Blues del estibador” -creada por Memphis La Blusera- y “Una casa con diez pinos” de Manal evocaron sonidos perennes.

El público oía con atención. Disfrutaba cada acorde, saboreaba cada palabra y reconstruía su historia a través de imágenes olvidadas que regresaban en forma de memorables anécdotas.

“Ritmo y blues con armónica” de Vox Dei y “Post-Crucifixión” de Pescado Rabioso resultaron las más aclamadas. “No tan distintos” junto a “Mejor no hablar de ciertas cosas” glorificaron a Luca Prodan. “Un pelado más criollo que los criollos, símbolo de los ´80”, calificó el vocalista.

Ocultos tras sus gafas oscuras, Cannavo y Tordó edificaron una base contundente coloreada por los virtuosos solos de Ginoi o Picaso. Tapia bailó, arengó, tocó armónica, flauta traversa y guitarra: un frontman de altísima calidad.

“El detalle”, “Mala transa”, “Un trago para ver mejor” y “Café Madrid” certificaron su autenticidad. Supieron resistir los embates del tiempo, manteniéndose inquebrantables.

Foto: gentileza Acá Pasan Cosas