Share

"Hijo de la barbarie", de Zumbadores

Esos ruidos y ruiditos que recrean un ambiente selvático y remiten a la exótica de los 50, entre Les Baxter y Martin Denny, más los riffs prolijos de la ajustada sección de vientos del trompetista Hugo Lobo y los de Dancing Mood, hacen de “Psicodealer” un hit insólito. Alejandro Fassi, cantante y letrista del quinteto de Villa Ortúzar, revisita el clásico de Talking Heads, en un guiño porteño y psicotrópico. Este relanzamiento de "Hijo de la barbarie", segundo disco oficial de Zumbadores, incluye dos viejos temas incluidos en la primitiva producción independiente con la tapa de Frida Kahlo (circa 2001), y sirven para construir un repertorio que, tal vez en algunos años, los haga llenar estadios. Por ahora, el grupo amplificó su propuesta, tanto a nivel estético como musical. La portada está a cargo de Adán Cohen (el hijo de Rocambole) y el sonido remite por momentos a la escena dance rock de grupos internacionales como Franz Ferdinand.

Pero también hay toques de funk (“Esclavo feliz”), folk celta para bailar en una fiesta popular europea (“La forma en que me ves”), pop bailable y oscuro (“Pastillitas”), un cover de Siniestro Total (“Bailaré sobre tu tumba”) y rock épico dedicado a “Un tío de la hostia”.