El sitio del rock en Argentina 23 años online
Entrevistas

“Exploramos siempre en la música porque en esto nunca hay un final”

Marcelo Moura habló de los temas nuevos que Virus mostrará en Rosario Música. Al artista le preocupa la piratería y consideró a los CD como un formato “en vías de extinción”. La entrevista de U. G. Mauro, para La Capital.

"Va a ser muy bueno estar en Rosario en un mismo escenario junto a Fito y al Flaco Spinetta. El martes festejamos el cumpleaños de Fito y en la reunión hablábamos de eso", recordó Marcelo Moura, cantante y líder de Virus, a propósito de la próxima participación de la banda en la jornada de apertura del festival Rosario Música que se llevará a cabo el 30 y 31 de este mes y el 1º de abril en el predio que el Sindicato de Trabajadores Municipales posee en el parque Alem.

-¿En esa reunión hubo algún acuerdo para tocar algo juntos ese día?

-No (risas). Hemos tocado juntos algunas veces, pero a ninguno le gusta invitar sin ensayos, sin preparar las cosas. Nosotros vamos a tocar los temas de nuestro repertorio y posiblemente mostremos las canciones de "Caja negra", el DVD que grabamos hace poco y en el que participaron Ale Sergi, Adrián D' Argelos, Ciro Pertussi, Pity Alvarez...

-¿Por qué citás el DVD antes que el disco? ¿Por qué los músicos en general muestran tanto interés por editar un DVD?

-En nuestro caso, hicimos las dos cosas. En el disco compacto, que es un compilado de nuevas versiones de éxitos del grupo, como nosotros producimos siempre mucho, agregamos esta vez cinco temas nuevos. Lo de editar un DVD yo lo entiendo como un modo de defendernos de algo que, a mí por lo menos, me parece inevitable: el disco es hoy una especie que casi está en vías de extinción.

-¿Por culpa de las "bajadas" de Internet?

-Sí, y por los discos truchos, pero ojo, que en Internet hoy -por algo se empieza- existen bajadas de música pagas y algunos sitios ilegales ya han sido cerrados. Es increíble, pero diez días antes de la salida oficial del CD "Caja negra", ya había copias ilegales en venta en algún puestito en la calle.

-¿Existe una solución?

-Me parece que es algo imparable. Hace poco, en Madrid, un presidente local de la discográfica donde Alejandro Sanz editó su ultimo disco, me llevó hasta la esquina de la empresa para mostrarme como a pocos metros de su sede se vendían copias ilegales de ese mismo disco. Creo que la única manera es legislar algo que impida estas cosas.

-¿Participás en alguna acción para frenar eso?

-Estoy yendo a algunas reuniones que se hacen en Aadi (Asociación argentina de Intérpretes) para buscar entre todos alguna salida a esto. Las asociaciones que nuclean a las disqueras y a los autores y compositores están empezando a trabajar para intentar parar esto que también daña a los grupos y artistas nuevos, que nunca podrán mostrar lo suyo, porque ninguna compañía va a invertir nada.

-¿Que reflexión te merece el panorama actual del rock argentino?

-En particular me entusiasma ver la gran creatividad que va apareciendo y por supuesto la gran cantidad de bandas existentes. Desde lo que son mis gustos, me entusiasma ver algunas cosas muy buenas, creativas y muy locas en el mejor sentido de la palabra. Incluso en cosas que no me interesan demasiado como son esas propuestas más de estadio, más sociales, multitudinarias, hay desde lo artístico cosas muy buenas.

-Teniendo en cuenta la historia de Virus, ¿qué opinión te merecen los regresos y las reunificaciones de las grandes bandas?

-Podríamos poner por ejemplo el de The Police. Siempre hay que tener en cuenta los motivos de esos regresos. Algunos son felices como el de The Police y otros se motivan en cuestiones puramente económicas. A The Police se los veía felices en serio; el baterista Stuart Copeland estaba loco, suelto. Hay regresos que son para bien.

-¿Ustedes cómo sienten que regresaron?

-Nosotros lo hicimos felices, por el placer de juntarnos a tocar, pero hubo evidentemente regresos que fracasaron. ¿Te acordás hace varios años atrás cuando se reunió nuevamente Serú Girán? Era evidente que estaban todos en otra, que a nadie le interesaba nada, que era por una cuestión de mangos.

-Ustedes, aun durante la dictadura, iban a contramano de la solemnidad que tenían el rock y el pop de aquellos años. ¿Cómo se concilia eso con la actualidad?

-Eso ya pasó, pero hoy es difícil ser renovador en el rock; no hay quien me asombre. Aquella fue una situación sociopolítica especial que llevó a un cambio muy grande, a una especie de destape; ojalá que no ocurra nada de eso y la cosa siga evolucionando por los carriles artísticos. Yo, lo que rescato de los años 80, es que fue una década especialmente rica en lo artístico, cosa que no me parece que se haya repetido en los 90 o la del 2000.

-¿Las nuevas canciones de Virus ofrecen algún cambio en el plano estilístico?

-No, pero nosotros estamos permanentemente en la búsqueda de cosas nuevas. Siempre exploramos en la música porque sentimos que en esto no se llega nunca al final. Eso nos trajo problemas siempre incluso con las compañías. Recuerdo que no entendían por qué después de nuestro disco más exitoso, "El agujero interior", no insistimos en esa línea y terminamos grabando algo tan distinto como fue el disco "Relax" y en eso todos siguen sin entender.