Share

Eterluz: "Nos sentimos una banda de la vieja escuela"

El conjunto santafesino de rock editó su primer álbum, "Dios es un elefante", y ya piensa en entrar a grabar un nuevo disco doble.

"Lo del álbum doble era una idea antigua, pero que hasta el momento no habíamos pensado llevarla hacia adelante. Lo que pasó es que tenía 25 canciones que encerraban un concepto de lo que quería decir y expresar –señala su vocalista y guitarrista Leandro "Nano" Leveratto-. Así nace la idea de plasmar un disco doble que contendrá 25 canciones y dos caras: el lado A será ‘Cárceles abiertas’; y el lado B, ‘Caníbal’. Si bien es una necesidad lo del disco doble, no es una necesidad del momento que estamos atravesando como sociedad mundial".

¿Cuándo sintieron que estaban listos para entrar a grabar y lanzar este primer material "Dios es un elefante"?

El sentimiento de grabar tu música está instalado desde el día cero, pero llevarlo adelante tiene su tiempo: la madurez de las canciones, los arreglos, dónde metés los solos de la viola, dónde el coro, etc. Cuando nos dimos cuenta que había canciones con ese proceso realizado fue cuando nos dijimos "vamos a grabar"; y eso fue un año después del primer ensayo, precisamente en junio de 2019 entramos a grabar los primeros tres temas.

¿Qué quisieron mostrar en este álbum?

Consideramos que el elefante es el más próximo a Dios desde la perspectiva de la calma, la sabiduría, la conexión con el mismo y el universo en un mismo tiempo y espacio, imponente, perseverante y más. Lo que quisimos mostrar era eso: parar el mundo, observar, mirar al de al lado y buscarse dentro de uno mismo, entendiendo que si cambio mi adentro cambio el afuera. Y también mostrar que no estamos de acuerdo con las políticas, el desinterés, el desamor y, en síntesis, con lo establecido. Hay otras opciones.

En tiempos de simples y playlist, ustedes lanzan un larga duración y tienen en carpeta uno doble, ¿les gusta la idea de ser una banda de la vieja escuela?

Nos apasiona ser una banda a la vieja usanza. Es más, me atrevo a decir que somos y nos sentimos una banda de la vieja escuela. No nos llevamos muy bien con estos tiempos de inmediatez musical y playlist. Toda mi vida escuché los discos mil veces desde el tema uno al último. Sí hay que resaltar que hoy la difusión funciona de esa manera, pero cabe recalcar que los que compran nuestro disco lo escuchan entero y eso es lo más grande.