Share

EPQQ: Lucy Patané

Tenía nueve años cuando integró su primer proyecto musical con un bajo que le doblaba en tamaño pero que lo tocaba como una profesional. Sin embargo, recuerda que su primer contacto con la música fue a una edad mucho más temprana y que tuvo como protagonistas un piano y la instrucción y compañía de su abuelo. Multiinstrumentista, productora, agitadora cultural y cantante, lleva más de un cuarto de siglo alimentando su carrera como una música polifacética que experimentó a todo terreno las posibilidades sobre un escenario y ahora se anima a mostrar su versión solista dándole voz a nuevas canciones. En el episodio de hoy te presentamos a Lucy Patané, la artista que elige expresarse por medio de la batería, la empatía y las ganas inagotables de seguir creando en los distintos espacios que se proponga atravesar.

Descargá el audio en mp3
Suscribite al podcast: Spotify / Google Podcast / Apple Podcast / RSS
Escuchá todos los episodios del podcast

Invitame un café en cafecito.app

Momentos destacados de la charla

Me agrada más la palabra empatía que feminismo. Siento que muchas veces no es empático el feminismo de hoy. Me copa la palabra empatía, que siento que es más compleja y a veces más difícil. Es algo que me pregunto todo el tiempo: a veces hay cosas con las cuales yo no tengo una opinión formada, porque siento que son problemas muy complejos, en los cuales hay que leer y también escuchar las dos campanas. En esas situaciones me he preguntado: pero pará, ¿entonces no soy feminista? No, no va por ahí. Me parece que el feminismo se lleva puesto algunas cosas, entonces también siempre estoy como en revisión con la palabra. Pero después me doy cuenta de que mi vida, la gente que me rodea, las decisiones que tomo, hacia dónde voy, cómo, qué es lo que me parece correcto, qué es lo que no... es completamente feminista.

Ahora me siento muy bien. Hubo algo muy puntual que fue clave: el año pasado lo de Cerati en el Colón, que me invitaro a formar parte de esa locura. Yo me acuerdo de estar unos meses antes en un camarín por tocar y me llegaba un mensaje: "che, ¿cómo te ves cantando un tema de Cerati en el Colón?", que me lo escribió Tweety González. Y yo, sin pensar, le puse "sí, de una". Claro, cuando cuando lo volvi a leer fue como pará... y le escribí y le dije: "¿pero sin guitarra?". Y me dice: "sí, solo cantar". La voz sola, en el Colón... cualquiera. Y lo hice y fue increíble y ahí fue como "listo, éste terreno lo conquisté". Para mí, no para la gente... Listo, acá estoy re plantada. Sentí que ahora estoy más sólida, después de eso.

Me parece que las redes han generado como esta situación que todos tenemos una opinión y que no sólo la tenemos, sino que la tenemos que comunicar. Y no sólo la tenemos que comunicar, la tenemos que comunicar ya. Entonces, para mí se vuelve como un fast food del pensamiento crítico. Nadie piensa realmente nada. Lo importante es decirlo, escupirlo, y ya fue. Y como no me entusiasma del todo esa situación trato de solo compartir eso lo que me interesa y ya. Pero cosas privadas no las comparto.