Share

Dios Salve a la Reina deslumbró al público cordobés

En el marco del festejo de sus 20 años en escena, la banda rosarina está realizando una gira mundial presentándose en más de 40 países. Este viernes fue el turno de Córdoba de recibirlos en el Espacio Quality de la capital provincial.

God Save the Queen (Dios Salve a la Reina) fue considerada por la Revista Rolling Stone como “El mejor show de Queen del mundo. El mejor tributo de todos los tributos”. Ésta es solo una de las muestras de reconocimiento que tienen los artistas argentinos en el globo. Si uno ingresa en cualquier buscador de noticias el nombre de la banda, se encuentra con una gran variedad de medios internacionales alabando las proezas de Dios Salve.

El 3 de diciembre nos tocó el turno a los periodistas locales de cubrir un show excelente. El Quality estaba con todas sus butacas ocupadas (unas mil doscientas personas), algo que para la altura del año y la cantidad de eventos que hay todos los días en la ciudad de Córdoba es muchísimo. Me permito a decir que los fans de Queen locales esperan con ansias las presentaciones de los rosarinos.

Debo reconocer que es la primera vez que asisto a un show de Dios Salve la Reina, y si bien tenía muchas recomendaciones de conocidos y colegas, tenia mis dudas. Creo que era un prejuicio infundado hacia las bandas tributo, sin reconocer el arduo compromiso que tienen los músicos para cumplir con las expectativas de los seguidores de las bandas que se están representando.

Mi experiencia como espectadora fue la de tener la piel de gallina en todo momento, una sensación que muy pocos artistas me producen. Me impresionó el gran trabajo corporal de Pablo Gadin y se notaron los arreglos vocales que le hizo a cada versión para que estas se adapten a su rango de voz, pero logró que sonara de una manera delicada y de calidad incomparable. Es notable ver como los cuatro integrantes de la banda han pasado por un proceso de aprehender cada postura, movimiento, gesto, cada detalle del músico que personifican que realmente es impresionante de ver. Porque en escena no estamos viendo a los músicos Pablo Padín, Dany Marcos, Matías Albornoz y Ezequiel Tibaldo sino que realmente nos encontramos con perfectas personificaciones del cantante y pianista Freddie Mercury, del guitarrista Brian May, del baterista Roger Taylor y del bajista John Deacon.

Desde pasadas las 21:30hs, y por casi dos horas, pudimos disfrutar de un repertorio de 26 canciones increíbles. El concierto arrancó con “One vision” donde el público explotó en aplausos y comenzó a cantar cada tema.

Durante la primera hora Dios Salve a la Reina nos deleitó con magnifícas versiones de “Tie your mother down”, “In the lap of the gods”, “Seven seas of Rhye” “Tear it up”, “A kind of magic”, “Under pressure”, “Another one bites the dust”, “Who wants to live forever” y siguieron los hits “I want to break free” y “You’re my best friend”.

Entre canciones podíamos ver a nuestro Freddy hablando con el público, la mayoría de las veces en inglés, y cuando hablaba en español lo hacía con un acento como si este no fuera su idioma de origen brindándonos otra oportunidad de visualizar hasta que grado se compenetra en su personaje. Algunas frases fueron: “Hello every body, hello Córdoba, are you ok?”, al rato vuelve a saludar “buenas noches Córdoba, ¿cómo están? ...we love you, thank you”; un momento fantástico fue cuando el público comenzó a imitar las improvisaciones vocales de Freddie y éste al final terminó con la sentencia “Fuckyou” (del mismo modo que lo hizo el verdadero Mercury en el estadio Wembley en 1986). Acto seguido comenzaron las estrofas de “Love of my life”.

Con un nivel exquisito, Padín y Marcos interpretaron la canción “Is this the world we created”, hermoso acústico realizado por Freddy Mercury y Brian May y que aparece en el Albúm “The Works” de 1984. Ya relajados pudimos disfrutar de “Tutti Frutti” tema escrito por Little Richard junto a Dorothy LaBostrie y que Elvis Presley popularizó, la versión de este último es la que Queen interpretó en su Magic Tour de 1986.

Dany Marcos nos brindó un solo increíble con el tema “Brighton Rock” que precedió a “Hammer to fall”, “Crazy little thing called love”, “Radio Ga Ga” y el siempre explosivo “Bohemian rhapsody” que hizo que el público entonara cada estrofa con mucho entusiasmo.

Ya llegando al final sonaron los temas “We will rock you” donde las palmas y zapateos sonaron fuerte, le siguió el clásico “Friends will be Friends”, “We are the champions”, “I want it all” y cerraron con “Don’t stop me now”.

Nada más me queda decir que todo el evento fue grandioso: la puesta en escena, las luces, las pantallas gigantes y el vestuario fueron de una calidad impecable. Lo que nos da la pauta del porqué Dios Salve a la Reina sigue vigente con más de 20 años de trayectoria; y explica por qué puede permitirse esta gira en más de 40 países.