Share

Crítica: "10.000 Km"

El nuevo trabajo de La Portuaria es el más comprometido de la banda y uno de los mejores del año.

Qué decir de La Portuaria que no se haya comentado... que el combo voz nasal de Frenkel Srta escuchando la camafriaenlanochetibia siempre sirvió para allanarle el camino a la conquista? Que ese singular sonido acordeonado mezcla de balada pop renacentista y gente con mucha alegría bailando alrededor de un combinado siempre invitó a consumir La Portuaria... Que el ave fénix devino con Perfidia (Caballito de batalla de La Mega), que me dieron ganas de tener $35.000 y adquirir el Ford Eco Sport cuando el estribillo "Llevame a lo honde de tu pecho, llevame de viaje por tus sentimientos" irrumpió en la pantalla de la TV de la mano del comercial de coches? Que desde que Basso abandonó La Portuaria ya no suena tan Portuaria (alguna vez existió el sonido portuario??? Off the récord: creo poco probable que un grupo de guinches castigaran el acordeón después de un duro jornal).

Y aquí estamos nuevamente para seguir balbuceando al respecto... el arte de mencionar según Maurice Dujampe, siempre tuvo la virtud de ser gratuito.... éste es el caso de "10.000 Km" el flamante disco de La Portuaria. Y qué decir.... me encuentro satisfecho. Un disco fresco, excelentemente grabado con un arte de tapa sublime como el que muchos publicistas quisieran conseguir a la hora de vender entradas a un zoo, muy de la mano con la idea de divagar recorriendo 10.000 (nombre del primer corte)... Por si acaso nos encontramos con el disco a punto de ser desvirgado por la compactera no osemos degustarlo a un volumen medio. Menos que menos, bajo: "10.000 Km" abre con holgura e invitación... un oasis en medio de la llanura es la bonita Besos y Rezos y de la mano de Disculpame podríamos entender si este disco fuera un simple de tres temas, y nos encontrariamos ampliamente satisfechos; sin embargo 10.000 Km abarca (a pesar de no estar el hit en ninguna parte y en todo el disco en si) toda la gama mas extrovertida de La Portuaria, por lo que considero este trabajo el mas íntimo, más despojado y por lejos el más comprometido de esta extraña agrupación. Yo soy devoto del sexo (Sexo - track 8), por supuesto. Pero si puedo además practicarlo escuchando este disco de seguro voy a ser un rato más feliz.

Para esta maravillosa obra, 9 aurelianos - ampliamente recomendable.