Share

Ella es tan Cargosa

Paz

Qué alegría, al fin, tenerte por acá,
de verdad creí que no te iba a ver más.
Si no te onfendés, te pido un favor, Paz:
que me pellizques.

Yo, que vi planear la toalla en mi rincón,
yo, que descendí a cuarta división,
yo, que no escapé la vez que me enteré
que me corrían.

Voy a cantar, voy a sonreír,
voy a respirar,
y voy a abrazar la preciosa luz
del final de la tormenta.

Te fortalecés cuando decís que no,
tu debilidad es más fuerte que vos.
¿Dónde firmo, Paz,
no volverme a romper en mil pedazos?

Voy a cantar, voy a sonreír,
voy a respirar,
y voy a abrazar la preciosa luz
del final de la tormenta.