El sitio del rock en Argentina 23 años online

Gustavo Cordera

Zamba del callar

Ya no lloraba no se reía
fue conformándose
se enfriaba, se adormecía
como escondiéndose

En su cabeza, muy muy adentro
había confusión y la ocultaba
porque rompía su frágil corazón

Todas las cosas que escondemos
nos siguen hasta el cajón
y por más que hagamos, aunque escapemos
siempre te alcanzan

Fue olvidándose las palabras
y no hacía gestos

Si lo llamaban, no respondía
andaba lejos

El abandono es un cachetazo
que deja ciego
confina el alma a un internado
oscuro y viejo

Las cosas que no resolvemos
nos siguen hasta el cajón
y por más que hagamos
y aunque escapemos