Share

Luis Alberto Spinetta

Sagrado tesoro

Desnúdate, le dice al fin
el alma al cuerpo divino.

Y apiádate que está exánime,
y vuelve en si y vuelve en si,
Como una flor que al tiempo ignora

¿ Y Qué hora es y qué dia es hoy?
Ayúdame, ayúdame!

Yo sé que no te trate bien Y olvídame,
y olvídame, aaamor...
Y al esperar el viento abrió su corazón, como un lirio

¿Y qué hora es, qué día es hoy?

Te haré un lugar, te haré un lugar
te juro que te haré un lugar,
y ayúdame, ayúdame amor
Y ya conté, conté la luz,
que se desgrana sobre tu desdén

Y ayúdame, ayúdame amor...
Yo seguiría sin saber...