Share

Luis Alberto Spinetta

La cereza del zar

La cereza del zar,
impulsada por él,
al caer el sol,
miró las platas,
de su luna,
loco por las calles va,
buscando a la cereza,
(sombras de nada)
lo sacude un rayo,
el viento da pavor,
y nieva
las lajas de la calle,
y esa voladura,
de unos niños,
al ver,
la cereza
caer.