Share

Zanahoria

Como una ostra

Como una ostra, pegado al nácar,
ahí está Dios.

Adicto a vivir bajo el agua, adicto al relay de las olas.
Adicto a vivir bajo el agua, sin salir a respirar.

Puedes cubrirte de neoprene para no sentir el agua.
Puedes vivir de antiparras para no mirar el agua,
pero el agua siempre está ahí.

Como una ostra, pegado al nácar,
ahí está Dios.