Share

Pedro el ermitaño

De nuevo en la villa

Basura estancada en cada esquina
Por esos lugares, no hay policías
Olor a podrido de agua estancada
Y una esperanza que no se acaba.

Noches oscuras, la luna se esconde,
Silencios rotos por corridas y tiros;
Padres volviendo, manos vacías,
Después del trabajo de todo un día.

Noches oscuras olor a navaja
El poxirran cada vez pega mas.
Por unas monedas te cortan la cara
Es dura la vida en la capital.

La gente los mira, manguean propina
En la esquina de esa catedral
Viejos tapados de nuevas señoras,
Los ven de reojo al pasar.

Siempre un loco trata de ayudar
Entre tanta miseria ¿Dios donde estas?
Los niños observan queriendo gritar
Y yo te respondo, en tus manos nomás.