Share

La Portuaria

Dios

En el humo y la ciudad
en el bien y en el mal
en la noche iluminada por la luz artificial
en la radio encendida en el ruido de un motor
Catedrales del sexo, prostitutas y monjes
hoteles decaídos territorios de amor,
de amor...
Ahí también existe Dios
Ahí también existe Dios
Ahí también existe Dios