Share

Padre

No obedezco al tiempo

No obedezco a las ordenanzas de las horas, ni al reflejo que encandila al sueño cuando llora. Si me alejo de las avalanchas de las olas tiene alguna íntima relación con la demora. Te hablo con pasión: este tiempo no quiere sueños. Desvalorizo la mediocridad de entender todo. Me despojo de los pensamientos sin signos. Te hablo, compasión, este tiempo no quiere sueños y no obedezco. No obedezco.