Share

Pastoral

Aquí Luis

Quisiera rescatar
despacio del lugar donde domina el sueño
al duende que respira.
El abismo que hay detrás de su mirada,
las palabras que no puede pronunciar
por el humo enclaustrado en la garganta,
el que cruje cuando hablas con verdad.

Necio poeta,
frágil de amor
has caído desmayado en el vacío.

Frágil poeta,
debes morir
peligrosa es tu certeza con sus giros.

Si pudiera deslizarme por tu sangre
y llegar a lo que me querés decir
saltaría a la tumba que hoy te encierra
para decirte que ya estoy aquí.

Abre los huesos
gritando, Luis
tu antifaz entre nosotros sigue vivo.