Share

Pier

La gorra de caramelo

Miro el techo y la veo allá, la grieta que dejó
es tan obscena que no lo nota y se choca con la pared
en un jardín donde cree estar, se acaricia sin prejuicio alguno
en una nube de placer se incendia,
un estallido en el silencio nocturno.

Quiere más, mucho más
quiere más, La Gorra de Carmelo.

No le alcanza con lo normal, siempre busca más
nada conforma su locura carnal,
se descontrola a la hora de actuar
la pastillita es su aliada total, como siamesas van
las luces la confunden una vez más, pero no importa,
de la cabeza está.

Quiere más, mucho más
quiere más, La Gorra de Carmelo.