Share

Laguneros

El humo en el ojo

Abrió la puerta, pisó la calle
Pateó un gato negro
Para esquivar la mala suerte.

Aunque sabía que es igual
El alcohol, las pastas,
El alquitrán
Aunque sabía seguirá
Esta furia loca.

Se subió a un taxi
Bajo corriendo, no tenía dinero
Se coló a la disco
Puesto de nuevo
Se tranzó una mina en el baño.

Y para saciar su hambre de poder
Se fue con los chicos por joder
Y en la esquina se paró
Sin saber por qué.

Se metió en un bardo y justo fue a caer.
Entre las piernas de otra mujer
Y en el quilombo al amanecer
Lo encontró otra vez.