El sitio del rock en Argentina 22 años online

Ignacio Copani

Milonga para quedarse

Hay gente que hoy marcharía, porque en verdad se ha creído
que mucha plata tendría allá en Estados Unidos.
Pero hay otros que se juegan y ningún sueño dan por perdido...
y nunca jamás reniegan de los lugares donde han crecido.

Sin gas, sin agua y sin luz, me quedo en Lanús.

No habrá tantas carreteras, tantos carriles bien dibujados,
ni tantos cohes de afuera, ni puentes iluminados.
Ni túneles bajo el agua, ni vigilancia sobre el andén...
Pero el tren que a veces pasa cerca de casa me deja bien

En medio d ela vía (me quedo) en Ramos Mejía.

Comentan que en las Europas hay gente tan elegante,
con buena marca de ropa, la moda siempre adelante.
Pero no veo la gracia de las muchachas que acá me encuentro,
la gracia, no de la marca, sino de lo que llevan adentro...

Con el mismo pantalón (de siempre) me quedo en Morón

A mi hermano le ofrecieron un puesto muy codiciado,
trabajo de camarero en el caribe dorado.
Pero él que fue abanderado y se ha graduado en la facultad,
prefiere ser abogado auque sea gratis en su ciudad.

Mi hermano también se queda en Avellaneda.

Hay místicos que sospechan que Dios atiende en el Vaticano
y si por allí pasean seguro les da una mano...
La mano biene muy grosa y se Dios bajara, le prendería
la medalla milagrosa al que gana 4 pesos por día.

Con mi esperanza sin fin (me quedo) en San Martín.

Si no, me quedo en Varela, Vicente López o Ituzaingó
o en el patio de mi escuela de Ciudadela que me enseñó
Que ser de los cinturones que le dan vuelta al Capital
te aprieta bien los cojones para aguantar que todo está mal.

Por vino y un choripán...
Camino a Luján.
Arranco en Liniers...
De un salto a Morón, pasando por Merlo
y la estación de chapa de Paso del Rey...
Viva Temperley
y los bonaerenses
que aguantan y crecen dentro de la ley
como en Laferrer, Alsina y Catán
y todos los barrios que ahora no están
en esta canción pero están presentes
en todos los frentes de mi corazón

Y si consigo triunfar... me mudo a Pilar...