Share

Pequeña Orquesta Reincidentes

Liso

Como un capricho llena su vaso
contra el silencio y su campana
y así espera que pase algo
un milagrito
marea y mareado.

Ahora mira a través del vaso
todo amarillo de sol de noche
desborda el tiempo
la espuma brinda con su nariz.

Los chicos duermen sus sueños nuevos
cómo se llega allá tan lejos
por la ventana canciones viejas
y en el espejo
gestos ajenos.

Se abriga un poco, sale a la calle
tienta a una sombra a ver si puede
seguir su paso de salta charcos
y puede bailar.

Afuera juegan las miradas de los que se van
los caminantes de la noche no se llevan bien
no se ven.
Miento sobre todas las cosas que hice
juego con las luces que pasan
la sombra de más.