Share

Pequeña Orquesta Reincidentes

Gallo rojo, gallo negro

Gallo rojo, gallo negro,
de la bolsa al ruedo.
Billetes sucios de mano en mano
y las apuestas, la fe en el bueno.

Gallo rojo, gallo negro,
alas que nunca vuelan,
picos crispados, patas que arrancan,
pluma que escribe con rojo la tierra.

Un cotillón de plumas y dinero,
uno está rengo, el otro ciego,
y nadie sabe cuál va a caer primero,
los dos son rojos, los dos son negros.

Aunque la pluma es más fuerte que el acero,
los espolones no saben de eso,
le abren camino a la muerte descarnada
que se los lleva a un gallinero
donde no hay gritos y no hay dinero,
no les importa ya cuál es su cuerpo,
los dos son rojos, los dos son negros