Share

La Muerte del Sol

Mandrágora

La muchedumbre tiembla al paso del rey
Cavando hoyos, tratándose de esconder

Cortan la hierba para curar y matar
En busca de carne, los perros la arrancarán

Mandrágora… mandrágora…

Jamas, jamás podrán encajonarme!
Jamás, jamás podrán!

Hierba de Cirse, de póstuma polución
De los ahorcados condenados sin razón
Enloqueciendo a todo el que la oye llorar
En busca de sangre, los perros la arrancarán

Jamas, jamás podrán encajonarme!
Jamás, jamás podrán!