Share

Luca Bocci

Archipiélago

Entré en vos, me dormí sobre tu cuerpo
y en el mar de tu piel, hundí mi barco.
Y aunque en la profundidad no de la luz,
puedo iluminarme si te alcanzo
y en la tempestad de tu sexo,
puedo hallar mi ser en llamas.

Islas que nunca son las mismas que antes,
dibujan sus costas según el viento.
Archipiélagos de sal, piedras del sol,
socorren mi naufragio y me rescatan
de esta ilusión, de nubes que se llueven
dentro de tus ojos.