Share

Ecos de Shanghai

Treinta y dos pulgadas

El mundo entero gira acá.
Son treinta y dos pulgadas
que nos separan de sus amenazas.
No queda tela por cortar.
Sabes que las palabras
son solo sílabas encadenadas.
Tan lejos pero demasiado cerca tuyo.
Sigue siendo absurdo.
Un muro hecho de cristal.
La presa y su carnada.
Es la canción detrás de las guitarras.
Amores, odio, obsesiones y disgustos.
Poco pero mucho.
Tan lejos pero demasiado cerca tuyo.
Sigue siendo.
Sigue siendo.
Sigue siendo absurdo.