Share

Ecos de Shanghai

Motor humano

Soy parte del motor humano.
Un mecanismo de autodestrucción.
Perdido en el anonimato.
Detrás de las agujas del reloj.
Lo que se había quebrado
se terminó de romper.
Recuerdos desparramados
por todo el laberinto.
Una vuelta y otra vuelta al sol.
Una vuelta y otra vuelta.
Un simulacro cotidiano.
Algunos que no saben quiénes son.
Con el invierno, el fracaso.
Con el verano, la renovación.
Ahora tengo en mis manos
eso que nunca busqué
y busco desesperado
mi propio sacrificio.
Una vuelta y otra vuelta al sol.
Una vuelta y otra vuelta.
Una vuelta y otra vuelta al sol.
Veinticuatro horas bajo el sol.
Eso que asfixiaba tanto
lo supe dejar.
Lo supe dejar.