Share

Tanguito

Sutilmente, a Susana

Susana, déjame ser como yo soy.
No cambia nada con que use
una camisa o una corbata,
si da lo mismo, es gusto mío
o un desafío, o un desafío.
No cambia nada, no cambia nada,
no cambia nada.

Recuerda aquella noche,
en la plaza aquella
en que te dije que te quería
y no fue en vano, y no fue en vano,
te necesitaba y te quiero.

Tal vez pases con otro,
que te diga al oído esas frases
que nadie como yo te dirá,
y ahogando para siempre mi amor
inadvertido.
Te amaré más que nunca y jamás
lo sabrás, y jamás lo sabrás,
y jamás lo sabrás.

Pero óyeme, déjame ser como yo soy.
No cambia nada con que use
una camisa o una corbata,
si da lo mismo, es gusto mío
o un desafío, o un desafío.
No cambia nada, no cambia nada,
no cambia nada.

Pero óyeme, óyeme,
te pido, óyeme, te pido, óyeme,
óyeme, te pido óyeme.
Te pido, óyeme.