El sitio del rock en Argentina 23 años online

Salta la Banca

El jardín de mis agonías

Muerdo el resabio de la hiel.
Veo lo mismo en el tropel
que sale desde el subterráneo,
y observo desde el banco blanco
de esta placita. Que es la que
Cobrará vida cuando aquel,
con su pelota y sus zapatos,
levante un fulbo en su regazo.

No hará ni una semana atrás,
Todo lo que pude observar
no eran más que colores.

Sólo un mundial puede lograr
que una diezmada sociedad
se ensamble en ilusiones.

Vuelvo la vista a su lugar.
Veo un periódico local
desintegrarse por el viento,
que sopla fuerte; frío; intenso.
Alcanzo a leer otro puñal
al centro de la humanidad:
en Medio Oriente, cien civiles,
han muerto ayer por proyectiles

Que un reo del crimen imperial,
que opera desde su diván,
dispara impunemente.

Y me desgarra no encontrar
a un pueblo en vilo por luchar.
A un pueblo unido siempre.

Hoy clamó todo a mi alrededor.
Desazón: todo se entumeció.
Y una lágrima se oyó deslizarse
en el jardín de mis agonías.

Es tan difícil asumir
que hay una vida que sumir
en el dolor, y la tristeza
de un mundo que no se endereza.

Y hay que buscar satisfacción
creando una revolución
de amor y de alegría.

Soñando hacer, de la canción,
la clave de la construcción
de unión y de empatía.