El sitio del rock en Argentina 22 años online

Salta la Banca

Invierno tibio

Me alcanzó su ángel gris; besé su espalda dormida. Y en sus jazmines no vi el camino púrpura del infierno. Le bastó sonreír para salvarme la vida. Y perseguí su son, con el antojo de volar en su cuerpo. Y al final, me asa a fuego lento. Sin piedad; pestañeando unguentos. Y me arranca la verdad antes que la ropa. Y instiga a revelar que merece el cielo un cuento de la libertad que me imprime en los huesos. Degolló mi animal, y puso tibio el invierno, que se sacrificó para entregarme su apreciado amuleto. Y instiga a revelar que merece el cielo un cuento de la libertad que me imprime en los huesos. Te encuentro en la brisa (te veo tan loca). Traé tu sonrisa, ponela en mi boca.