Share

Javier Calamaro

El BB Rocanrrol

Contra la corriente veo un ángel caído que me aleja del frío…
ella está tan caliente.
Y nos revolvamos hasta hacer un crío…
ahora estamos tan vivos que me alejo de la tumba
y me voy con el BB Rocanrrol,
y la miseria mental ya no me puede tocar.
¡No estoy muerto!
Entre los corazones deshumanizados
nos quedamos pegados a los años dorados.
Florando a la deriva hasta que el nervio se cortó
navegué en un mar de huesos
y al final rompimos el caparazón
con el BB Rocanrrol.
Y la miseria mental ya no puede tocar.
¡No estoy muerto!