Share

La Belle Epoque

Síndrome de Tandil

En ese mundo tan imperfecto tu cuchillo tan certero,
desarmando almas van.
Ese es mi síndrome de Tandil, con besos zurdos que te asesinan
desarmando almas vas.
Y siempre me llevan de las narices, no creo y no voy a escarmentar.

Siempre hay pecados para un pecador, y un gentil dedo en la llaga
desarmando almas van.
Este es mi síndrome de Tandil, tanto jolgorio cuanta pibria mía
Desarmando almas van.
Y siempre me llevan de las narices, no creo y no voy a escarmentar.

En ese mundo tan imperfecto tu cuchillo tan certero,
desarmando almas van.
Ese es el síndrome de Tandil, tanto jolgorio cuanta pibria mía
desarmando almas van.

Y yo ya no sé quién pierde más que yo y yo ya no sé, quién va a ganar
sólo sé, que mis fichas ya no están.