Share

Los Caballeros de la Quema

Bye, bye, rubia

¿Así que ahora te enterás que me extrañas, pero te asusta volver?
Gatita flora... quedate donde estás.
Lo único que me pienso guardar son esas fotos mientras dormís.
Cuando quieras el bolso, preciosa, pasalo a buscar.
Bye, bye, rubia.
La vida punga nos fue amarreteando sueños,
y las mochilas empezaron a cansar.
La paciencia, que no sabe mentir cartas,
nos leyó las manos rubia... y nos bajó el pulgar.
De tanto jugar con fuego, nuestro incendio se apagó.
Y esta lástima lastima
y es una pena...
si apenas empezábamos a empezar.

Bye, bye.
Bye, bye, rubia.

De tanto patotear a los fantasmas,
se nos fue llenando el nido de miedos a estrenar.
Y justo ahora que nos llueve tanto,
andamos sin mapas, rubia
y sin saber naufragar.

Bye, bye.
Bye, bye, rubia.

Nos queda todo, casi todo por pedir
pero nada mas que hablar.
Gatita flora... quedate donde estás.
Lo que no te pienso devolver son los "te adoro..." que te robé.
El cepillo de dientes, muñeca, pasalo a buscar.

De tanto jugar con fuego, nuestro incendio se apagó.
Y esta lástima lastima
y es una pena...
si apenas empezábamos a empezar.

Bye, bye.
Bye, bye, rubia.