El sitio del rock en Argentina 22 años online

Eduardo Skay Beilinson

En la Cueva de San Andrés

Eran ciento veintitrés
en la Cueva de San Andrés
caminaban al revés
con la cabeza en los pies

Empujaban la pared
hasta desaparecer
se subieron a la luz
y ahora caen con la lluvia

Son ángeles errantes
voces que crujen al amanecer

Juegan a hacer canciones
juegan a ser feroces
y en la sombra crecen

Andan solos en su ley
hacen trampa si los ves
son criaturas del azar
aparecen y se van

Si se cansan de perder
ríen hasta comprender
si parece que se van
es que vuelven a empezar

Y en la sombra crecen

Eran ciento veintitrés
en la Cueva de San Andrés
caminaban al revés
con la cabeza en los pies

Son ángeles errantes
voces que crujen al amanecer

Juegan a hacer canciones
juegan a ser feroces
y no cruzan los dedos