Share

El PerroDiablo

El monje negro

Sabés que no podés tener secretos conmigo. No somos amigos, mucho menos desconocidos. Voy a dejar que te prendas fuego, que vuelvas a mí como a un templo para salvarte del incendio y que me elijas tu monje negro. Voy a dejar que te prendas fuego. Te di una tregua con tu pasado, lo apagaste y dejaste a un lado. Ahora repetís la escena enamorada de tus dilemas. Empecinada con un espejismo, atornillada al mismo tipo, sí te encendí cuando estabas seca, cansada que te dieran vueltas. Voy a dejar que te prendas fuego.