Share

Pepo San Martín

Padre

El sol cuela su luz por la persiana
y el polvo baila por toda la pieza.
Te escucho atento como en un nirvana,
con la fuerza de la naturaleza.


Las cajas de cigarros en la alfombra
crecen cada visita en altura.
Los libros se acumulan en la sombra
y el humo en el aire hace figuras.


Tomamos mate
en tu habitación,
en este mundo
no hay Dios ni religión.
Suena Dylan
mientras me traducís,
el tiempo frena
cuando oigo lo que decís.


Vivimos cerca pero no nos vemos,
nos cuesta enfrentarnos al asfalto.
Llevamos el amor como podemos,
padre tú para mí eres lo más alto.