El sitio del rock en Argentina 22 años online

Don Lunfardo y el Señor Otario

Don Lunfardo se formó con músicos platenses cuando apenas superaban los 20 años en su DNI. Desde el comienzo, la banda tuvo una propuesta completamente autogestiva, realizando sus shows de forma independiente en clubes y teatros, priorizando el despliegue escénico, las proyecciones audiovisuales, las participaciones teatrales y la difusión de textos de escritores malditos.

El grupo editó una serie de demos, entre ellos el editado "Álbum verde" de 1999, distribuidos en los conciertos y clásicas giras por la costa, hasta editar su primer disco oficial, “Fotógrafos del abismo”, que contó con la producción artística de Gustavo Gauvry. Se grabó y mezcló íntegramente en los estudios Del Cielito a fines de 2003 y principios de 2004.

Los Don Lunfardo comenzaron a demostrar el interés artístico en la elaboración y el diseño artesanal de esa primer producción. La tapa es un espejo roto y serigrafiado enmarcado dentro de un estuche afelpado que ellos mismos se encargaron de realizar. En cuanto a los ritmos, en ese debut conviven el cuarteto con el ska, y el hip hop con el bolero, el candombe, el punk y tanto las baladas como la cumbia villera.

La participación de Enrique Symns, los fanzines y el merchandising que produjo la banda desde sus comienzos le dieron cierto aire de referencia con la icónica agrupación liderada por Indio Solari y Skay Beilinson: Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Los ritmos rioplatenses también se apreciaron en los comienzos lunfardos, cuando los conciertos comenzaban en un horario realmente tarde para la media.

El segundo álbum de DLSO fue editado en 2008 y en 2013 se publicó para libre descarga en el perfil que el grupo platense creó en Bandcamp. "Paracaidistas en franco retroceso" tuvo 15 canciones y nuevas sorpresas sonoras para los seguidores de esta banda que nunca paró de evolucionar, con un sonido mucho más industrial.

En 2018 terminaron una larga espera y lanzaron su cuarto material de estudio, que trabajaron junto a Martín Carrizo. Tantos años, giras y recitales no modificaron en absoluto la esencia lunfarda de la autogestión y el trabajo independiente, con la producción integral de sus shows. Siestas en la cima" fue el final provisorio del camino.