El sitio del rock en Argentina 21 años online
Entrevistas

Tal vez un rato con Cuarto Panel

El trío rockero de zona oeste acaba de lanzar su primer material discográfico compuesto por nueve temas propios y el cover "Ana no duerme", del Flaco Spinetta.

"Tal vez un rato" corresponde al primer trabajo discográfico de Cuarto Panel, grabado de manera independiente entre 2015 y 2016 bajo la producción artística conjunta de Estudio Jirafa y Cuarto Panel. La mezcla fue realizada por Leandro E. Rodríguez en Estudio Jirafa, y la masterización estuvo a cargo del ingeniero de sonido Daniel Osorio, en El Ángel Estudio. El domingo 10 de septiembre será presentado oficialmente en Club V, donde participarán artistas invitados y habrá varias sorpresas.

¿Qué los unió para querer concretar un proyecto como Cuarto Panel?

Pablo Padrón: Empezamos en el 2008 cuando estábamos en la secundaria. Juan y yo nos conocimos en la primaria y teníamos ganas de armar una banda. A su vez, Wálter tenía un compañero que se llamaba Sergio y se sumó como integrante al comienzo. Nos conocimos por intermedio de un amigo en el junio/julio de ese año y en octubre ya empezamos a tocar en un festival de la escuela.

Juan Manuel Rodríguez: A pesar de que teníamos influencias diversas, nos unía las ganas de tocar y divertirnos. En aquél momento podíamos ensayar mucho, a la vez que nos íbamos conociendo y aprendiendo.

Pablo: A las dos o tres semanas de juntarnos ya había una química, fue como instantáneo, y eso estuvo muy bueno. El común de los cuatro era el rock y fuimos por ese camino.

¿Qué tipo de influencias se vieron reflejadas en las primeras composiciones?

Pablo: Teníamos claras influencias de bandas como La Renga, Los Redondos, Divididos y Spinetta, a través de los covers que hacíamos. Pero de todas maneras, nos estábamos buscando. Los cuatro teníamos intenciones de ver qué nos salía y qué nos gustaba. Así hubo cosas que hicimos y luego descartamos.

Juan: Algo que hay que destacar es que desde el principio hicimos temas nuestros porque al segundo o tercer ensayo ya estaba “La realidad que duele”. Más allá de los covers, siempre nos gustó hacer cosas nuestras.

Wálter Ferrari: El tema que mencionó Juan lo compusimos con Sergio, el ex guitarrista, durante una tarde que nos reunimos.

¿En qué momento pasaron a consolidarse como trío rockero?

Pablo: En 2010, porque el último show que hicimos con Sergio fue en noviembre de ese año.

Juan: Fue un momento en el que ensayábamos poco y resultó bastante caótico. Hasta que nos pusimos las pilas y coincidimos en la idea de retomar el rumbo. Sergio, por su parte, decidió seguir su camino.

Pablo: El primer año y medio fue explosivo. Nos juntábamos con intenciones de tocar o componer y lo hacíamos. Para ese entonces ya teníamos grabado un demo y estábamos muy encima de la banda. Memo era más del palo del metal y, a diferencia de nosotros, quería ir por ese lado. O sea que no estábamos coincidiendo en cuanto a la idea artística. De todas maneras, mantuvimos una relación buenísima y nos seguimos viendo.

Wálter: Teníamos ganas de tocar y decidimos seguir. Probamos cómo sonábamos como trío y nos terminó gustando.

¿Tuvieron que modificar algunas canciones?

Wálter: Así es. Y después el tema de desacostumbrarse y volverse a acostumbrar con algunas de ellas.

Pablo: Creo que fue un cambio re positivo para la banda porque nos entendimos mejor en los ensayos y fue productivo en cuanto a la forma de componer.

Juan: Al tiempo tuvimos la posibilidad de armar la sala en mi casa y eso nos permitió retomar con más horas de ensayo. En esa búsqueda y ganas de experimentar salieron un montón de temas. Casi todos tomaron una solidez que generó un cambio.

¿Cuándo consideraron que estaban listos para grabar el primer material de estudio?

Pablo: A fines de 2014 ya estábamos decidimos a empezar a grabar porque teníamos pilas y veníamos de tocar mucho por el Conurbano y parte de Capital.

Juan: Respecto al disco, ya teníamos la sala con los equipo y a mi hermano Leandro que estudió sonido. Eso nos ayudó bastante, así que en el verano del 2015 empezamos a maquetear e hicimos una pre-producción. Cuando grabamos las bases nos gustó y decidimos apostar a hacerlo acá.

Pablo: Era o poner un montón de plata en un estudio que quizás no lo podíamos aprovechar al 100 por ciento. O exprimir todos los recursos que teníamos para obtener el mejor resultado posible. Así que optamos por la segunda opción. En ese tiempo se nos quemó una placa que estábamos usando y tuvimos que parar seis meses.

Wálter: En esa manija de querer grabar y que el tema te salga bien, Lean nos acomodó un montón con los horarios. No nos dejaba hacerlo durante dos días seguidos y eso fue de gran ayuda.

¿Qué buscaron lograr?

Pablo: Lo primero que buscamos fue que sonara como la banda en vivo. Elegimos temas que nos representaran como un power trío, aunque sin encasillarnos del todo. Por eso incorporamos algunas canciones con otros tintes.
Las bases fueron grabadas en vivo tocando los tres al mismo tiempo. Después hubo arreglos de guitarra y voces. Entonces la idea principal del disco fue lograr un material bien crudo y creo que la respetamos bastante.

Juan: También se trató de representar la historia de la banda porque tenemos temas de las primeras épocas y los que surgieron un par de meses antes de entrar a grabar.

Eligieron como arte de tapa un árbol con muchas raíces.

Juan: Pensamos mucho en la raíz y el tiempo que nos llevó concretar este material. Entonces buscamos representar todo lo que fuimos sembrando y las raíces que se armaron, hasta lograr el fruto final que resultó ser el disco.
El nombre "Tal vez un rato" también habla de eso. Vos lo escuchás y son treinta minutos de tu tiempo, pero para nosotros fue todo ese proceso que pasó y lo que llegamos a plasmar en ese momento.

Pablo: Hace un montón de tiempo que estamos juntos e hicimos raíces porque evolucionamos, aprendimos y crecimos juntos. Entonces, la idea de un árbol joven con raíces fuertes para un primer disco, representa todo un camino por delante.

Wálter: Logramos lo que buscábamos. El disco suena muy bien y valió la pena el tiempo y el esfuerzo. Escucharnos hoy así representa un montón de cosas lindas.

Pablo: Las limitaciones no nos frenaron nunca y el estar juntos, y acompañarnos, resultó fundamental. No hubo problema que no pudiéramos resolver y a través del diálogo siempre seguimos adelante.

¿Cuál fue el aporte de Daniel Osorio?

Juan: Estuvo a cargo del mastering y le sumó un sonido importante al disco para que se escuchara con la calidad que debía.

Pablo: Se mostró muy accesible con nosotros y actualmente está laburando con bandas como Salta La Banca y El Bordo.
Parte de la demora en la salida del disco se debió a que Daniel pasó por un problema de salud y nosotros queríamos que él hiciera el master. Entonces estuvimos alrededor de tres o cuatro meses esperando a que se recuperara.

Decidieron presentarlo en Club V.

Juan: Sí, llegamos a este lugar porque nos pareció lindo y consideramos que la gente puede estar cómoda. A su vez, buscamos que tuviera un buen sonido y escenografía.

Pablo: Estéticamente creo que el lugar nos acompaña porque es rockero y lo que pretendemos es que la gente se lleve la mejor sensación de lo que hacemos.

Wálter: Hay cosas planificadas y otras que se darán de acá a la fecha. De una u otra manera ya se está moviendo y tenemos muchas expectativas. Hay mucho entusiasmo y nervios, pero estamos seguros que va a estar muy bueno.

Juan: Lo que es seguro es que no vamos a tocar sólo el disco, sino que pretendemos hacer un show un poco más largo aprovechando que tenemos el espacio. A eso le sumaremos alguna que otra sorpresa musical.