El sitio del rock en Argentina 20 años online
Entrevistas

Quiénes son: Quiero Vale 3

Comenzaron como un trío (de ahí el nombre de la banda) que evolucionó a septeto y tras un demo y un EP lanzaron su reciente primer álbum, “No es tan fácil”, donde afianzaron su sonido de rock rioplatense en el que conviven el pop, el reggae, el ska, el candombe y una esencia tanguera que descansa en la voz del cantante y sus letras.

Quiero Vale 3 cuenta historias en formato de canción donde predominan las frases punzantes que buscan hacer pensar o dejar un mensaje. “Hoy estamos tocando el disco a pleno –cuenta Federico Vitale, voz y letrista de este proyecto-. Es una colección de pequeñas historias de la vida cotidiana. Esa vida que extraña y que se enoja, y al mismo tiempo sonríe y mira para adelante. Como las historias, la música que las acompañan es bastante heterogénea. Cada canción tuvo su propio rumbo y su tiempo de maduración. Con el rock como base, pasamos por diferentes estilos como por ejemplo el candombe”.

El conjunto navega por un género bastante familiarizado con letristas como Cordera y Solari o bandas como Las Pastillas del Abuelo y Callejeros, con una gran y amena diferencia: el aporte vocal de Camila Das Neves. Lo cual hace más atractivo un género que abunda en el under local, pero que con esta presencia femenina resulta más agradable y refrescante al oído.

“Creo que logramos la madurez que veníamos buscando hace tiempo. Pudimos darle una vuelta de tuerca a las letras y a la música. Era el momento de grabar el disco y tener una carta de presentación de lo que somos y queremos ser. Tener este disco en la mano es un sueño cumplido”, describe Federico, quien lleva la tarea y rol de escritor dentro de la banda.

¿Cómo te definirías como letrista?

A la hora de escribir me gusta darle una vuelta de tuerca a cada estrofa y a cada idea, quiero que cada una de ellas tenga su peso propio.

¿Te considerás un poeta del rock?

No sé si me considero un poeta del rock o no, yo no podría hacerme cargo de eso, pero apunto para ese lado.

¿Qué cosas te influencian para escribir?

Creo que todo puede ser una influencia. No soy de sentarme a escribir a ver que sale, sino que hay momentos que necesito escribir, contar algo y descargar. A veces es la alegría, a veces la tristeza. La canción es el lugar donde canalizo lo que pasa todos los días.

¿A qué le dedicás más tiempo para perfeccionar: a las letras o a la música?

Soy un fiel defensor del equilibrio. Me gusta, y a la hora de sentarnos a armar un tema me pasa eso. Buscamos que la música sea el escenario de lo que queremos decir y encontrar el equilibrio entre las dos.

¿Hacia dónde apunta tu escritura?

A mí me gusta contar lo que pasó o pasa desde mi punto de vista. Me ha pasado varias veces que después de un recital alguno se me acerca y me cuenta que en tal tema encontró una manera de expresar lo que sentía, y eso es algo buenísimo.

¿Buscás dejar algún mensaje?

No sé si uno busca dejar un mensaje, uno cuenta sus historias de la manera que puede y de la manera en que lo siente, sin embargo, es algo muy lindo que alguien pueda hacerse cargo de la canción y sentirla como propia.

¿Qué cosas pasan en un show de Quiero Vale 3?

Como las canciones, los shows tienen de todo un poco. Pero algo que nos gusta recalcar es ese olor a alegría que hay desde el primer minuto hasta el último acorde. Nosotros lo vivimos como una fiesta y creo que el público también. En vivo tocamos los 12 temas del álbum y algunos más que están esperando en el banco de suplentes para algún futuro disco. Pero también nos gusta volver un poco el tiempo atrás, y tener un momento más de "intimidad", donde de manera acústica tocamos esos temas que nos acompañaron en el comienzo de Quiero Vale 3, cuando solo había guitarra y voz.

En este álbum participan Alejandro Balbis y Piti Fernández, ¿qué importancia tienen sus aportes al disco?

Ale y Piti son dos músicos que sigo hace un tiempo largo y tengo la suerte de conocer personalmente. A la hora de pensar en un disco propio les comentamos que queríamos que ellos de alguna manera formen parte de "No es tan fácil" y desde el vamos nos dijeron que sí. Creo que su participación tiene una doble importancia, desde el lado musical suman muchísimo, son dos músicos excelentes. Por otro lado, tiene una importancia personal muy grande, no todos tienen la posibilidad de compartir un estudio con ellos y que canten con vos a la par un tema tuyo. Es una experiencia que a uno le queda para toda la vida.

¿Qué sentís que le suma Camila a tus letras? ¿Pensás en su voz al momento de escribir?

En realidad, cuando me siento a escribir todavía no pienso en qué hacer con esa canción o como hacerla, es algo que se va dando. Como comentaba antes, los temas van buscando su lugar y su forma y en ese proceso es donde empezamos a ver que pide esa canción. En el tema “Claraveinte y vos” hay una frase que dice "equilibrio perfecto entre ternura y rocanrol" y creo que ese es el equilibrio que logramos con Cami.

¿Qué visión tenés del rock en la actualidad?

Personalmente creo que el rock siempre mostró mucho de lo que pasaba en los barrios, en las esquinas. Muchos de nosotros somos de la generación del rock de los 90 y de los primeros años de 2000. Era inevitable cantarle al desastre, todo estaba por explotar y cada día que pasaba había menos paciencia. Somos la camada de Cromañon. Desde ese día el rock cambió para siempre. Hoy, 10 años después, el rock sigue siendo un fiel reflejo de la sociedad con sus cosas buenísimas y sus cosas no tanto. Pero cada recital que voy me convenzo de que hoy se vive el rock desde otro lado, desde la alegría.

¿Y qué puede aportar Quiero Vale 3?

Creo que buscamos seguir ese camino, el camino de la alegría. Pero ojo, no hablo de que todo está bien y hoy es todo color de rosas, sino que se busca otro enfoque, otra manera de vivirlo y de contar lo que nos pasa.

¿Cómo transitan el camino del under?

Creo que hoy todavía sigue siendo un poco cuesta arriba. Todos compartimos un gran problema que es la falta de lugares para tocar. Son pocos los lugares habilitados donde uno se siente cómodo para tocar y lamentablemente si no tenés un piso de gente que te acompañe se te cierran muchas puertas. Se desvaloriza mucho al músico y al esfuerzo que hace cada uno de nosotros para poder brindar un buen show. Pero creo que de a poco eso va cambiando, vamos por eso. Creo que es una batalla que se puede ganar.