El sitio del rock en Argentina 20 años online
Notas

Quiénes son: Blazer

Es una noche de primavera de un sábado de agosto. A pesar de que el invierno todavía no se despidió del todo, los 18º y el cielo estrellado, fueron motivo suficiente para sacar de sus casas a todas las personas que se encuentran caminando por las calles del centro de la ciudad de Buenos Aires.

Un grupo de pibes de veintipico se mueve a paso rápido por Carlos Pellegrini, doblan en Marcelo T. De Alvear y se detienen en la entrada de The Temple Bar, un pub irlandés, en dónde suelen realizarse ciclos de recitales. El primero en llegar a la puerta, le grita a sus tres amigos “Si me pierdo el comienzo de Blazer por su culpa, me pagan un birra”. Tras la amenaza de su compañero, el resto de los muchachos entran corriendo al lugar.

Blazer es una de esas bandas que cuando las escuchás en vivo te obligan a prestar atención desde el comienzo de su show hasta el final, sin poder sacarles la vista de encima por un segundo. Gran parte de ese efecto, tiene que ver con la voz de Joaquín Rovagnati, el cantante del grupo, dueño de un tono potente y desgarrador que recuerda por momentos a los inicios de Eddie Vedder y por otros a Lula Bertoldi de Eruca Sativa.

La primera formación del grupo tuvo sus orígenes en el 2008, en la localidad de Villa de Mayo. Joaquín se juntó con su hermano Juan Rovagnati (batería) y con Marcos Piñero Pearson (guitarra), un compañero del colegio y amigo, con el que compartían los mismos gustos musicales. “Empezamos en casa, arrancamos ensayando 10 horas. Me acuerdo que le pegábamos derecho desde las dos de la tarde hasta la noche, a veces sin comer, sin hacer otra cosa”, cuenta Joaquín. Dos años más tarde, se les sumó Florencio Varela (bajo), quién también iba a la misma escuela. “Me acuerdo que lo veíamos tocar y queríamos que esté con nosotros. Cuando eso pasó, no lo podíamos creer”, dice Joaquín.

En The Temple Bar, la presentación de Blazer ya va por la mitad. El público agita la cabeza con ganas mientras disfruta de la cerveza artesanal del pub. Si bien puede ser que lo que más llame la atención al principio sea la voz de Joaquín, al escuchar a la banda, se puede notar que está bien acompañado. La guitarra de Marcos, es capaz de despabilarte con sus riff violentos, pero también de llevarte a un espacio de reflexión y tranquilidad. Mientras que el dúo de bajo y batería, compuesto por Juan y Florencio, tienen la capacidad de sostener a sus compañeros con una base rítmica sólida que los impulsa y los hace crecer.

En los inicios de Blazer, la música era un hobbie. Pero después de terminar la secundaria, dejaron de hacer covers para concentrarse en componer sus propias canciones. “Hicimos un clic en el momento que vimos que podíamos transmitir algo, que existía una reacción en la gente. Ahí nos pusimos con todo”, afirma Marcos.

La mayoría de las canciones de Blazer están en inglés, algo que tiene que ver con las principales influencias del grupo, Led Zeppelin, Pearl Jam, y Jimi Hendrix entre otros. “Se dio así inconscientemente, porque mamamos esa música desde chicos”, dice Marcos y agrega: “En los recreos del colegio nos pasábamos música en inglés. Al crecer fuimos incorporando cosas de acá, como Charly García, Spinetta y Divididos, que nos gustan mucho.

Por estos días, la banda se encuentra grabando su disco debut, que va a tener su presentación a fin de año. “Por primera vez vamos a hacer nuestro disco con una idea, una artística y un nombre”, comenta Juan, el encargado de los palillos en Blazer. “Todavía no sabemos el formato, si lo vamos a colgar en internet o si va a ser un CD físico, pero la idea es salir a mostrarlo y compartirlo a la mayor cantidad de personas posibles”.

En cuanto a las aspiraciones del grupo, les gustaría que su música los lleve a recorrer el país, poder llegar a vivir de los que más les gusta pero sobre todo, no perder su amistad. “Es lo que nos termina uniendo, junto con las ganas de vernos y la química que tenemos. Eso no pasa a veces ni cuando tocás con un músico que es mejor. Nos fortalece y nos mantiene juntos para darle para adelante”, concluye Juan.