El sitio del rock en Argentina 21 años online
Discos

Pappo, más vivo que nunca

Liliana Napolitano y Guillermo Krassmer editaron un notable disco homenaje a Pappo que reúne a figuras como Litto Nebbia, Vox Dei, Claudio Gabis, Ricardo Tapia, el Negro García López, Memphis la Blusera y el Tano Marciello, entre otros.

Ideado por su admirador y amigo personal Guillermo Krassmer, quien aportó su toque de batería y percusión en varios cortes, y con el apoyo de Liliana Napolitano, hermana del Carpo, un verdadero seleccionado de músicos dio forma a este merecido homenaje a Pappo, plagado de versiones a la altura de sus originales.

Artistas como Litto Nebbia, Vox Dei, Carlos “El Negro” García López , Vargas Blues Band y Claudio Gabis, entre otros, revisan con autoridad una obra que está entre los legados más valiosos del rock argentino.

Grabado entre julio de 2013 y marzo de 2015, el material, cuya recaudación será destinada a la Obra Don Orione, cuenta con un DVD con imágenes de las sesiones y un texto especial recordatorio escrito por el periodista Sergio Marchi.

La apertura del disco está a la altura del homenajeado con una potente versión del clásico “Caras en el parque” a cargo de otro virtuoso de la guitarra como lo fue “El Negro” García López, en este caso sorprendiendo además con una correcta interpretación vocal.

Le sigue Vox Dei, una banda coetánea al Carpo, que se luce con “El Viejo”, otra de las canciones de los primeros años de Pappo's Blues, que le permite a Willy Quiroga demostrar que es uno de los grandes cantantes de rock que dio el país y a Carlos Gardellini desplegar toda una serie de recursos a la hora del solo de guitarra.

El tono del disco se vuelve un poco más melancólico con el rescate de Litto Nebbia de uno de sus temas en Los Gatos que vieron pasar a Pappo como guitarrista. Con una base de teclados que recuerda al “Isolation” de John Lennon, el creador de “La Balsa” echó mano a la emotiva “Los días de Actemio”, canción que le dedicara a su inefable “plomo” de aquellos años.

Otra de las canciones de este disco cuya autoría no pertenece a Pappo es “Una casa con diez pinos”, de Javier Martínez, revisitada en este caso por Claudio Gabis y su habitual banda acompañante cuando actúa en Buenos Aires. La voz diáfana de Frans Banfield contrasta con el reconocido tono que le daba el Carpo a sus canciones, por eso seguramente se apeló a una versión más jazzera, efecto logrado sobre todo por el teclado aportado por Carlos “Patán” Vidal. El tono filoso de la canción se recupera cuando llega el momento del solo de Gabis.

Con un inicio que hace un guiño al “Since I've been looking you” de Led Zeppelin, el trío conformado por Jorge Araujo, en batería y voz; el desaparecido Jorge “El Negro” González, en contrabajo, y Daniel “Alambre” González, en guitarra, realizó una lenta y bluseada versión de “El gato de la calle negra”, plagada de sensualidad y misterio.

El tono se mantiene en los siguientes cortes con la lectura de “Tomé demasiado”, realizada por Daniel Raffo y los Chevy Rockets; y la excelente versión de “Gris y amarillo”, que muestra a un soberbio Ricardo Tapia en voz y dobro en plan Blue-Grass.

El “Desconfío” a cargo de Memphis la Blusera se mueve dentro de los cánones conocidos, aunque se destaca la fuerte presencia del piano soleando por detrás; sin embargo, el disco gana en intensidad en uno de sus puntos más altos que es el “¿Adónde está la libertad?”, interpretado de manera superlativa por Claudia Puyó y la electrizante guitarra de Claudio “Tano” Marciello.

El ex guitarrista de Los Ratones Paranoicos, Sarcófago” aporta otra lectura de “El gato de la calle negra”, en ese caso con vientos que la acercan al Pappo del disco “Buscando un amor”.

Un sonido más jazzero, con walking en el bajo, abre el “Sucio y desprolijo” encarado -otra vez- por los Chevy Rockets, hasta que con un corte abrupto, al empezar la segunda estrofa, le da paso a una versión que se acerca mucho más al original, aderezada con un Hammond que remite a Deep Purple.

Una formación encabezada por Martín Luka le pone rockabilly y country a “El tren de las 16”, Gady Pampillón también recurre a una poderosa sección de vientos y órgano Hammond para interpretar “Con Elvira es otra cosa”, en tanto que Cristian “Pity” Álvarez se une a “La vieja ruta” para un “Rock and Roll y fiebre” cuya interpretación vocal se acerca más que ninguna del disco a las habituales performances del Carpo.

El tramo final del disco encuentra a Vargas Blues Band y Gabriel “Conejo” Jolivet en un buen cruce de guitarras para “Blues local”; los Chevy Rockets en plan acústico para “Katmandú”; y Daniel “Alambre” González con un “Whisky malo” que parecería la mejor banda de sonido para una recorrida en solitario en auto por la ruta.

El cierre está a cargo del periodista Claudio Kleiman y Jolivet, quienes desempolvan “Nunca lo sabrán”, un clásico del primer disco de Pappo's Blues.

En el DVD aparecen dos tracks que no están incluidos en el CD. Se trata de “Quizás mañana”, interpretada por Raffo y Krassmer, y “Ruta 66”, de Bobby Troup, por Memphis.

En definitiva, las diversas versiones oscilan entre la fidelidad a sus originales y relecturas bien diferentes que responden a diferentes formatos de banda o las obvias complicaciones que presenta reinterpretar las guitarras de Pappo. Esto último es imperceptible en algunos casos, como con El Negro García López o el Tano Marciello, aunque da la impresión que sólo es posible si el intérprete es otro “guitar hero” como el homenajeado.

Tracklist

Negro Garcia López: Caras en el Parque

Vox Dei: El Viejo

Litto Nebbia: Los dias de Actemio

Claudio Gabis: Una casa con diez pinos

Ni fu, ni fa: Gato de la calle negra

Daniel Raffo: Quizas Mañana

Ricardo Tapia: Gris y amarillo

Memphis La Blusera: Desconfio y Ruta 66

Claudia Puyo-Tano Marciello: A donde esta la libertad

Sarcofago: Gato de la calle negra

Chevy Rockets: Sucio y desprolijo y Katmandu

Matias Cipiliano-Martin Luka: El tren de las 16

Gady Pampillon: Con Elvira es otra cosa

La Vieja Ruta-Pity Alvarez: Rock & Roll y fiebre

Vargas Blues Band: Blues local

Alambre Gonzalez: Whisky malo

Claudio Kleiman-Conejo Jolivet: Nunca lo sabran