El sitio del rock en Argentina 20 años online
Historia del Rock en Argentina

1970

La ceremonia es total

En el mes de noviembre, a lo largo de 4 sábados y un miércoles se organizan B.A.Rock I, un festival que formó parte de los festejos de “la semana de Buenos Aires” y que congregó a un total de 30 mil personas. La idea partió de Ripoll y Oscar López, quien tenía 20 años y estaba en la colimba, razón por la cual el “servicio de seguridad” eran sus compañeros de servicio militar. La anécdota es que el primer día no esperaban más de 3 mil espectadores, y aparecieron unos 10 mil... así que -por ejemplo- a los pocos minutos se acabaron las bebidas y los panchos del único puesto que había.

Por el escenario desfilaron Moris, Pajarito Zaguri (sin La Barra), Almendra (en una de sus últimas actuaciones), Manal (que no hizo nada realmente nuevo en todo el año), Alma y Vida. Los Gatos, Arco Iris, y otros más como Sanata y Clarificación (de Rodolfo Alchourrón, quien recibió monedazos por invitar al “comercial” Carlos Bisso a cantar un tema). Entre el público se encontraba Gloria Guerrero, con credencial de periodista a pesar de sus 13 años (oh, el destino). La noticia en la popular era el constante enfrentamiento entre las barras de Vox Dei y la de Los Gatos; además la “La Barra de San Martín de Pom-Pom”, que pedía aplausos para Katunga, so pena de avalanchas y usar sus armas blancas.

Ya está prohibido el tema Apremios ilegales, de Pedro y Pablo, y por eso sólo aparece en la primer edición de su debut discográfico. Además, el título original de “La quimera del confort” era “Estamos enterrados hasta las patas”. Más tarde, “Catalina Bahía” no sale en simple por considerarse una canción pornográfica (!).

Apremios ilegales, abusos criminales,
tu condición humana violada a placer.
Los perros homicidas mordiendo tus heridas,
y el puñetazo cruel que amorata la piel.

Apremios ilegales, enjuagues cerebrales,
mecánica moderna de martirizar,
picana en los testigos, muriendo de alaridos,
‘por más que grites fuerte no van a escuchar’.

¡Socorro! øHasta cuándo todos disimularán
lo que saben y prefieren callar?

Apremios ilegales, dolores genitales,
pistolas y cuchillos por toda tu piel.
La lámpara en los ojos y los ojos rojos,
y el grito de loco que rompe la voz.

¡Socorro! ¿Hasta cuándo la tortura criminal?
¡Reventados emisarios del mal!

Si hay alguien torturando, a mí me tortura,
a mí me torturan y yo estoy aquí, ¡socorro!

El 15 de diciembre empieza a grabarse la primer place de Billy Bond y La Pesada del Rock and Roo, una formación abierta que aglutinó a la mayoría de los músicos de rock, y cuyas protestas y críticas se escondían bajo letras y actitudes entre irónicas y ridículas. Una letra de Pedro Pujó, “Cada día somos más”, decía que “Amor y paz son palabras que sirven para rimar”. Y la música, según el propio Billy Bond, “”tranquilamente podría ser de Johnny Winter porque Pappo hacía de Johnny Winter, David Lebón era -no sé- Eric Clapton, y yo Joe Cocker. No era una imitación, pero sí había una referencia al rock and roll norteamericano”.

La maldita máquina

En febrero sale Pelo, una revista de rock que -pese a cualquier tipo e críticas que se le hacen- es la única que nunca tuvo problemas de continuidad. Todos los demás intentos de llenar los vacíos que dejaba Pelo, por una u otra razón, dejaron de circular. e le podrán objetar ciertos favoritismos, imperdonables indiferencias, o incluso algunos hedores oscuros, pero al ex-secretario de redacción de Pinap, editor de Pelo y capo de editorial Magendra, hay que aplaudirle el hecho que la revista siempre estuvo presente. Cuando apareció, hubo otros intentos de capturar el mercado joven: Cronopios, y la Bella Gente. Pero ambos resultaron efímeros.

En la televisión estaban Sótano Beat (canal 13), Ruido Joven (donde tocó Almendra, en canal 7), y Pop News (en el 2). Y en canal 9 -por supuesto- Música en Libertad.

Hacia la primavera del ’70 se separa Almendra. El desbande se venía gestando desde los ensayos de la ópera inconclusa, y se acentuó después de la compra de nuevos equipos en Nueva York, en el invierno. Tras separarse, Luis y Edelmiro anunciaron que seguirían juntos, unidos a Carlos Cutaia y Pomo. Ensayaron, pero el proyecto no prosperó. Sin Cutaia iban a formar el trío Tórax (alternándose Luis y Edelmiro el bajo), pero Luis se va y queda Edelmiro a cargo del proyecto que eventualmente será Color Humano.

En esos días se graba un simple inédito: “El muelle” y “Atraviesa mi ser”. øLos intérpretes? Luis Alverto Spinetta, Miguel Abuelo, Edelmiro, Cutaia y Pomo.

También en primavera, Pappo deja Los Gatos, que quedan como cuarteto. Antes de dejar la banda Pappo los dejó plantados al no ir a un importante recital en el Luna Park donde el grupo actuaría en el intervalo de un espectáculo de rompecohes. Ya como cuarteto, los cambios que hicieron fue que Litto pasó a tocar el bajo y Alfredo la guitarra. Así grabaron dos simples, con “Campo para tres” y “Mamá rock”.

Alejados del rock y los desbandes que se iban produciendo, la dupla Piero-José gana el 5? Festival Internacional de Río de Janeiro, con Pedro Nadie, llevándose tres gallos de oro por mejor composición, mejor letra y mejor intérprete.

Pedro venía con la mañana a cuestas,
pensando en la Juana para la siesta.
Tenía en las manos trigo de lunes
y un amor puro como la tierra.

Se saboreaba un mate largo como el viento,
‘Mi Patria es el surco’, contaba Pedro,
‘soy campesino de campos ajeno,
tengo los pies como el camino viejo’.

Pedro arado, Pedro tierra,
Pedro de la Juana,
Pedro de la guitarra,
Pedro Nadie, Pedro, Pedro.

Pedro tomaba vino, cabeza gacha,
con los ojos profundos, contaba Pedro,
de la Juana, de la chacra,
del arado, de la miseria.
Obviamente el público de Piero no era el de Almendra y Manal, pero con el tiempo eran tomando contacto y confluyendo, especialmente en la década del ochenta con la vuelta del Tano, tras el fervor peronista y después del tiempo de exilio. Por el momento, las canciones de Piero-José describen situaciones simples que -al unirse con le música- conformarán una personal búsqueda de la canción popular.

Sigo dando vueltas

Los integrantes de Los Shakers forman Opa y viajan a Estados Unidos, donde pasarán unos 5 años tocando en lugares como “La carroza de oro”, en Nueva York, hasta el día en que conocen a Airto Moreira y a Flora Purim, quienes se entusiasman con su música y los invitan a tocas, grabar y actuar con ellos.

-A mediados de año empieza a sorprender cada vez más la música de Alma y vida. Hacen un recital en el teatro Opera a las 10 de la mañana junto a Vox Dei (pre-La Biblia), Arco Iris (que ya tenía su casa comunitaria en Boulogne), y Manal (fue cuando Javier tocó con los novedosos y recién aparecidos cascos de obrero, de color y fibra).

Pídeme más

De a poco empieza a editarse más discos: Litto Nebbia saca su primer trabajo solista, que coincide con el estreno de la película “El extraño de pelo largo”, de Enrique Carreras, donde Litto aparece junto a la modelo Liliana Caldini, y donde presenta sus canciones (que integran dicho LP): “Rosemary”, “Mujer de los 1000 días”, “Lo que te falta es amor”, “Deja que conozca el mundo de hoy” y “No crean que aquí termina”.

Moris, gracias a Mandioca, saca a relucir sus “Treinta minutos de vida”, grabado entre 1967 y 1970, con secretos de grabación propios de los Beatles. Por ejemplo, en “Pato trabaja en una carnicería”, Javier Martínez está dando golpecitos con una pinza mientras hace un ruido constante con un cepillo de ropa pasado sobre un papel. El “Piano de Olivos” es un experimento especial: se trata de dos tomas idénticas de Moris tocando el piano de su casa en Olivos, pero al realizar la mezcla las cintas se copiaron con un desfasaje y luego agregaron el sonido de una guitarra con wah-wah. Entre los apuntes originales de Moris para la edición de LP se leía, en un estilo de escritura automática, lo siguiente:

“Escúchame entre el ruido: poniendo los dedos en el Re, recordando viejos LP, empieza la música y se pegan las palabras a los acordes. Cerrando los ojos después me senté y Javier se quedó mirándome fijo a los ojos, y dijo, “Cántalo otra vez que es tu universo”.

Juan, el noble caballero: Mark Twain se pone la armadura a orillas del Missisippi y yo le cambio una letra por una música. Vuelvo a ser lo que era de chico y me río de mí mismo aunque me veo alguien con barba que no sabe cómo vivir en la ciudad. Ayer conseguí un baterista para que toque conmigo el martes, y eso que es amigo. Hace rato que la arena es allá y no puedo ir, porque Pipo tiene que aprender a tocar la guitarra. Me gusta imitar el balido de las ovejas sin guitarra. Hoy tendría que lavar los platos porque salí apurado y dejé todo sucio. Hoy miro la cara de Moris y parece un chico ojeroso de doce años. Ahora canto en falsete, después de aprender en La Perla del Once con Litto. La música del Universo no debe ser destruida, øo sí? No importa. En algún lugar quedará una trompeta oxidada.

El oso: en un departamento de Almagro alguien me pidió una canción para chicos. Agarré la guitarra y me puse a jugar con el Do Mayor. La letra salió como un tiro y nunca sabré cómo ni porqué... después la canté por primera vez y lloré.”

Yo vivía en el bosque muy contento,
caminaba, caminaba sin parar.
Las mañanas y las tardes eran mías,
por la noche me tiraba a descansar.

Pero un día vino el hombre con sus jaulas,
me encerró y me llevó a la ciudad.
En el circo me enseñaron las piruetas,
y así yo perdí mi amada libertad.

‘Conformate’, me decía un tigre viejo,
‘nunca el techo y la comida ha de faltar,
sólo exigen que hagamos las piruetas
y a los niños podamos alegrar’.

Han pasado cuatro años de esta vida,
con el circo recorrí el mundo así.
Pero nunca pude olvidarme del todo,
de mis bosques, de mis tardes y de mí.

Ahora piso yo el suelo de mi bosque,
otra vez el verde de la libertad.
Estoy viejo, pero las tardes son mías,
vuelvo al bosque, estoy contento de verdad.

(El oso, Moris)

También salen los LP de Manal y Vox Dei (“Caliente”), ambos de Mandioca, que de a poco va tornando realidad el sueño de Jorge Alvarez de monopolizar el rock local. La razón por la cual Tanguito no grabó nada en esta época es simplemente porque aún dependía del viejo contrato con RCA, con quienes sólo grabó dos temas. Simultáneamente aparece una recopilación (“Pidamos peras a Mandioca”) que incluye un tema de Moris conocido por un verdadera transmisión oral, al ser típico tema cantado en plazas y reuniones: Muchacho.

Muchachos, pronto amanece,
y que sabor a tango antiguo que me larga la ciudad.
Amaneceres con taxis, colectivos de paseo,
y ese viento frío y nuevo que mañana no estará;

Muchachos, pronto amanece,
y el verano está escondido detrás de algún edificio,
y tu cama está vacía, y tu casa está dormida,
ya no sabe de tus noches, de tu vida en las esquinas.

Muchachos, pronto amanece,
y el día no espera a nadie, y crece como un niño,
hasta el atardecer.
Volverá el verano pronto y las noches serán tuyas,
de esa vida que sólo tu conoces.

Muchachos, pronto amanecerá, pronto amanecerá...

A pesar de tantas ediciones que vendieron bien, Mandioca era un pequeño caos financiero, y a mediados de 1970 finalmente desaparecerá. Jorge Alvarez colocará sus artistas en compañías como Dick-Jockey, Music-Hall, y Microfón (vía el sello independiente Talent). En estos días, Jorge Alvarez también protagoniza a “M”, el protagonista principal de una película que jamás se estrenó,”....”, de Edgardo Cozarinsky. La película se considera pionera en cuanto a tratar abiertamente el tema de la homosexualidad, y hay tres secuencias claves: las miradas de “M” a un hombre (Cozarinsky) en un baño; el cruce de miradas con un joven (Pedro Pujó) en un subte; y el final, cuando el protagonista es “sodomizado” por un desconocido (Clao Villanueva).

Blues de verano

Arco Iris actúa en el Festival Beat de la Canción Internacional que se realiza en mar del Plata, compitiendo con grupos como Los Bárbaros y los Walkers (con Machi Rufino en el bajo). Presentan “Quien es la chica” y el Blues de Dana, dedicado a quien desde 1969 es la guía espiritual del grupo, la ex-modelo ucraniana Danais Wynnycka.

La noche cae fría, mojando en mi ciudad;
mi alma busca el día, mis manos buscan paz;
Qué larga es la agonía, qué difícil la salda
de esta encrucijada de estar y no ser nada.
Y se es que estás ahí, gritame de una vez,
decime adónde voy, contame cómo sos.

Y busco ese recuerdo, vivencia de otros tiempos,
quizás esté oculto dentro de mi cerebro.
Tal vez esté más lejos, envuelto en mi alma,
en el mágico espejo que refleja y que guarda
la cura a mi dolor, es el sutil eslabón
que une ayer y hoy.

Me cuesta tanto encontrarte y sin embargo no te olvido,
siento que tengo que buscarte para conocerme a mí mismo;
nostalgia de otro momento, etapa gris de mi elemento,
lejano instante, muy lejano instante,
pero ahora todo está cambiando: creo que va mejorando,
siento que pronto llegaré.

Ambos temas de Arco Iris pasan a la final, pero como aparentemente había “arreglos” para que ganen Los Bárbaros, hubo un par de problemas en el momento de decidir por el ganador. Finalmente triunfa el “Blues de Dana”, aunque nunca se supo nada acerca del prometido premio de viajar a Los ¡ngeles para competir en otro festival. Como consecuencia, Gustavo se quedó con los tema compuestos pensando en dicho viaje: la “Suite N? 1″ y un par de canciones en inglés (que un par de años después saldrán a la venta sin autorización del grupo). Al poco tiempo, RCA edita un LP integrado por los simples que el grupo había editado y la placa se superpone con el verdadero disco debut de Arco Iris, el de la tapa rosa con el logo del conjunto: un triángulo con una llave en su interior (“la llave de la vida”). Así se cristalizó lo predicho por Dana al conocer al grupo y alentarlos: “Gustavo quería ser famoso y yo le dije que en un año lo lograríamos. Les impuse una filosofía de vida. Si ellos querían llegar tenían que poner todas sus fuerzas en la música. Al principio cada uno se puso a trabajar en su casa, pero los problemas que tenían con sus padres hicieron que decidiéramos formar una comunidad”.

Mientras tanto, en Playa Grande, a las cuatro de la tarde, Los Gatos convocan a 4 mil personas para un recital gratuito. En Villa Gesell, Horacio Fontova conoce a Jorge “Giorgio” Costa y juntos forman un grupo bautizado como “Patada de Mosca”, que tocará en el boliche “Pajarraco”.

Y en Buenos Aires, en el Di Tella, se hace el único recital del trío Huevo, formado por Miguel Abuelo, Carlos Cutaia y Pomo.

Anterior - Siguiente

Volver al índice