El sitio del rock en Argentina 21 años online
Entrevistas

Ey Roble continúa desplegando su flamante disco

El septeto de Zona Oeste abrió el año con la presentación de "Un camino de roble", grabado en agosto de 2016 en los Estudios Romaphonic bajo la producción artística de Germán Wiedemer.

"Un camino de roble" contiene doce canciones nuevas e inéditas, sobre las cuales la banda despliega su creatividad en las melodías y letras. Con tan solo tres años de vida, Ey Roble ya realizó exitosas presentaciones en Niceto Club, Samsung Studio, Teatro Caras y Caretas, Sala Siranush y Auditorio Oeste, entre otros.

Actualmente, se encuentra conformada por Max Etchebest en voz y guitarra española; Martín Pomares en guitarra eléctrica; Germán D'Antonio en guitarra eléctrica; Pablo Ielasi en bajo y coros; Nacho Pilnik en batería; Claudio Toscanini en guitarra acústica, cuatro, violín, acordéon y coros; y Rafael Ferrero en saxo y coros.

¿Cuáles fueron las raíces compositivas de este disco?

Max: Las composiciones que terminaron en el disco fueron parte de un recorrido por los últimos dos o tres años. Hablan mucho de lo que nos pasa con la música y entre nosotros al momento de compartirla. Por eso “Un camino del roble” termina siendo la síntesis de una etapa.

Si tuvieras que describir las situaciones buenas y malas que atravesaron durante ese camino, ¿cuáles mencionarías?

Max: Siempre hemos tratado de transitarlo desde la sinceridad y el bienestar. En general, las cosas que nos pasaron fueron buenas porque así lo quisimos. Entonces es como que empezamos a rodearnos de esa energía con la que nos sentimos cómodos.
Si bien hay factores externos que influyen en los estados de ánimo de cada uno, tratamos de que Ey Roble sea un oasis y todo lo que podamos compartir dentro de él tenga que ver con el bienestar.

¿Qué buscaron lograr en cuanto a lo técnico?

Max: Tuvimos la posibilidad de grabar en un estudio como Romaphonic, donde nos sentimos como en casa. Conocemos a la gente que trabaja ahí y contratamos a Germán Wiedemer, que es un productor muy reconocido.
Nos tomamos todo de una manera muy profesional y lo que buscamos en este material fue lograr un sonido que englobara todo un concepto. Desde la primera hasta la última canción se dicen cosas a cerca de aprendizajes, sensaciones y lo que nos pasa.

En mayo lo presentaron en Caras y Caretas. ¿Qué tal resultó esa experiencia?

Max: La verdad que estuvo buenísima porque hubo una energía muy linda. Creo que tiene que ver con el concepto de Ey Roble de ver toda la vorágine y sentarnos a escuchar la propuesta. Nos gusta que la gente pueda apreciar todo porque laburamos mucho detrás de los arreglos, de las canciones, del sonido y las visuales.
Nosotros ya habíamos tenido una experiencia el año pasado en Caras y Caretas y, después de recorrer diferentes escenarios, al momento de presentar el disco se nos vino a la mente ese lugar porque era ideal para lo que queríamos hacer. Así que la experiencia resultó buenísima.

¿Sienten que han traspasado esa barrera con el público porteño?

Max: Sí, por ahí tiene que ver con el formato del show y desde qué lugar se consume la música. Quizás vamos a un teatro en Capital y llevamos más gente que si tocamos en el Oeste. Esto se da por el tipo de ámbito y el tipo de espectáculo, porque cuando tocás en un teatro el rango de público se amplía un montón. Sumado a la música que hacemos y dónde la ejecutamos, nos brinda otro panorama.

¿Qué considerás que destaca a la banda?

Max: Sucede algo muy particular en los shows y es que la gente se siente identificada desde lo profesional y lo musical. En el lapso de estos tres años cada vez que terminaba el espectáculo y alguien hacía una devolución, o te decía algo, se sorprendían por cómo sonaba y lo sólida que era. No me parece que sea algo excepcional de nosotros, pero desde ese lugar nos hacemos fuertes y a la gente le gusta.
Nuestra propuesta va más allá de ir a ver una banda. Buscamos generar paisajes dentro de un show.

Han sacado un video del primer corte.

Max: Sí, en realidad hicimos unas visuales para los dos primeros cortes porque consideramos que la tendencia tiene que ver con que la gente hoy quiere poner play a la hora de ejecutar música y necesita ver videos. Entonces fue la manera de apoyar la plataforma en eso.

¿Cómo es laburar desde la autogestión?

Max: Cuesta más, pero nos sentimos cómodos. A mi parece que todos somos autogestión, lo que pasa que llega un momento en el que algunos deciden otro camino. Antes la música tenía uno o dos caminos y hoy hay un montón.
Nosotros elegimos este porque me gusta producir y estar detrás de todos los detalles. No me estresa, sino que me divierte. Dentro de Ey Roble tenemos distintas áreas y la suerte de ser siete hace que podamos dividirnos. Así como también resulta complicado al momento de poner un horario para que podamos estar todos.
De todas formas, creo que la autogestión en una banda es menos complicado que en el caso del solista y en lo que llevamos de vida estamos súper felices con lo que hemos logrado.

¿Cuál es la proyección para lo que resta del año?

Max: La idea es alternar los shows para que no todo se concentre en Capital. Hemos tenido alguna que otra experiencia de tocar en el interior de Buenos Aires y resultó muy interesante. Dentro de las posibilidades, queremos empezar a movernos un poquito y armar una agenda que nos lleve a recorrer todo el país.