El sitio del rock en Argentina 21 años online
Entrevistas

DUM: "Late fuerte el corazón cuando la gente corea tus canciones"

La banda local de Nu Metal DUM, formada en 2014, vuelve a los escenarios porteños para seguir presentando temas de "Ser", su disco debut.

Con apenas 3 años de vida, el cuarteto formado por Juan Balvín (voz), Diego Bono (bajo), Lucas Silvestri (batería) y Fede Ghidella (guitarra), entró para pisar fuerte en el under metalero local: la presentación oficial de “Ser”, en 2016, fue a sala llena. “Sentíamos que iba estar bueno. Lo que no esperábamos era que se agoten en internet y los puntos de venta. Cuando se abrió el telón ese día, teníamos una gran masa de gente, como loca, esperando por nosotros, esa sensación no te la olvidas más”, recuerda el vocalista. “Todo ese fuego que nos transmitió la gente, nos motivó a repetir la hazaña, pero apostando mucho más todavía”. A un año de aquel evento, DUM no pierde impulso, y vuelve al escenario que los vio brillar.

Son una banda relativamente nueva. ¿Cómo es crear y sostener un grupo de metal en estos tiempos?

Juan Balvín: Perseverancia y constancia son fundamentales. Entendimos que todo artista consagrado tiene detrás una extensa carrera, con puntos altos y bajos, pero perdura porque sigue laburando. Manejar la ansiedad es clave, uno quiere que todo suceda ya, pero no sé si hace un año estábamos listos para vivir lo que estamos viviendo ahora. Lo fundamental es dejar fluir y, sobre todo, que hable la música por sí sola.

¿Cómo ven la escena under local?

JB: La gente está necesitando salir a ver recitales, escuchar bandas. Nuestro aporte a la cultura como movimiento/escena es muy valioso, y no sé si todo el mundo es consciente de lo importante que es hacerlo con excelencia, sobre todo para que tengan ganas de volver y continúe el boca-a-boca. Vemos muchas bandas como nosotros, que hacen un gran esfuerzo, más allá del económico, para brindar un material profesional, y me alegra decir que las personas valoran mucho eso y vienen apoyar. Vemos gente que se viene de muy lejos a escucharnos, y no sabés cómo retribuir tanto esfuerzo. Pero, para ellos, que des un buen show es la manera genuina de retribución.

En Argentina, el metal tiene mucha presencia en el under ¿por qué cuesta tanto el salto a los grandes escenarios?

JB: La música es un negocio y, hoy, vende más el reggaetón que otra cosa; lo ves en las publicidades, lo escuchás en los negocios, en las radios, etc. Hay todo un aparato funcionando para que predomine ese movimiento, pero no me molesta, entiendo que vivimos en este sistema. Sí me molesta que no te dejen elegir, que no haya diversidad, monopolizan el éter con un género que termina ganando por repetición y, después, todos dicen “che, pero es popular”. Y sí, porque no podemos elegir, te lo enchufan por todos lados. Dicho esto, también tenemos la responsabilidad enorme de seguir insistiendo con un grito que trascienda, desde nuestro lugar como músicos, y por eso mismo me sale del alma decir: ¡que sigan naciendo bandas! Ojalá inundemos los medios de discos, videos, material que haga que vuelvan a mirar para este costado, y sepan que hay un género que está vivo y respira más fuerte que nunca. Tengo la esperanza de que, en algún momento, la cosa va empezar a cambiar. Pero no es una espera pasiva, sino activa, preparándonos para los.

¿Cómo ven la movida a futuro?

JB: Hay un recambio generacional muy fuerte. Bandas de años, referentes, que expresan que su tiempo pasó, algunos que siguen tocando por amor al arte y además que viven de esto, y que suma mucho porque son los que mencionan en las radios y tv mainstream; bandas “nuevas”, de 10/15 años, que tienen mucha llegada y ya se instalan como los nuevos referentes; bandas jóvenes, como nosotros, que venimos a seguir renovando las bateas. Mientras este movimiento continúe, nunca va dejar de allanarse el camino para los que vienen. Está bueno, además de crecer individualmente, pensar en los que van a venir, y en lo que se puede generar, culturalmente, a largo plazo, si seguimos trabajando duro.

Tienen un EP y un LP, “Ser”. ¿De qué tratan sus canciones?

JB: “Ser” es la búsqueda de la identidad. El arte mismo del disco propone, con las manchas al estilo test de Roschach, generar una interpretación única para el que agarra el disco por primera vez. Tanto el arte como la música intentan provocar, con historias en primera persona, empatía. La tinta en el agua es una metáfora visual de lo que puede generar animarse a dejar fluir la esencia de uno.

En su primer EP contaron con la colaboración de Andrés Giménez. ¿Cómo fue la experiencia?

JB: Se dio la oportunidad y la aprovechamos. En 2015, Fede lo tuvo como guitar doctor y grabamos las voces de esos 5 temas en su casa. Fue una experiencia enriquecedora, sobre todo porque no fue en papel de productor, sino de un colega con más años de laburo, que te da consejos concretos y directos, desde un lugar muy humilde. Le estamos más que agradecidos. El resultado fue que encontramos una esencia y un sonido propio, sumando luego 6 temas más, grabados en 2016, a esos 5 del 2015. Así fuimos llegando a nuestro sonido, y así suena DUM hoy. Es lo hermoso de esto, no existen fórmulas, cada recorrido es único y valioso, según como lo capitalice cada uno.

Entre el EP y “Ser”, ¿cambió algo en la forma de hacer las cosas?

JB: El proceso de composición, propiamente dicho, nunca existió. Cada canción surgió de forma distinta y, a la vez, la intervención de los 4 en los arreglos, hizo que podamos imprimirles personalidad. Los resultados están a la vista, y late fuerte el corazón cuando escuchas a la gente corear las canciones y pedir más. El resultado mayor es cuando te bajas del escenario, viene un pibe, y te dice que está pasando por un momento muy difícil y que tu disco es la fuerza que necesitaba para seguir. Por eso es que vale la pena luchar.

El 23 de este mes vuelven al Roxy. ¿Qué puede esperar la gente que no los conoce de sus vivos?

JB: Mucha energía, miradas atentas, sonrisas. Lo más emocionante es cuando cantan las canciones, hay un ida y vuelta genuino, de alguna forma logramos transmitir lo que vivimos en cada canción y, en mi caso, al estar tan expuesto, tengo que estar atento a todo, mirar a los ojos a quien este prestándome esa atención. Es una adrenalina intensa, que a cada segundo se va transformando, es un viaje intenso y, cuando bajamos, es como si hubiésemos estado en una montaña rusa.

DUM se presenta el sábado 23 de septiembre en The Roxy - La Viola Bar (Niceto Vega 5542, CABA)