Cultura download

Salvando a la industria musical

Salvando a la industria musical

A medida que la música se ajusta al crecimiento del streaming, los artistas encontrarán mejores y lazos más directos con sus fans si se vuelcan hacia las aplicaciones móviles.

La guerra del streaming

La guerra del streaming

Malas noticias para aquellos que creen que YouTube no está pagando suficiente de derechos de autor: es el servicio de streaming de música más grande del mundo y está creciendo más rápido que Spotify o cualquiera de sus rivales.

Cómo la música se liberó

Cómo la música se liberó

El libro de Stephen Witt demuestra que no fue el intercambio de archivos lo que llevó a la industria de la música a estar de rodillas, sino una conspiración criminal organizada. Por Steven Poole, para The Guardian.

La muerte de la radio

La muerte de la radio

Noruega anunció que apagará todas las transmisiones en FM en 2017, para ser reemplazadas por una señal digital.

El streaming es un mal negocio para los músicos

El streaming es un mal negocio para los músicos

Los artistas siempre salen perdiendo. Ésa parece ser la moraleja, aún es estas épocas en las cuales la tecnología debiera equiparar las diferencias. Los músicos cobran un 10% de los ingresos por streaming, mientras que las discográficas ganan el 60%.

Embeber no es piratear

Embeber no es piratear

La Corte de Justicia de la Unión Europea estableció un veredicto que sienta jurisprudencia: la inserción de videos (aunque tengan derecho de autor) no es una infracción de copyright, incluso si la fuente de video se ha subido sin permiso.

El error de U2 fue conceptual

El error de U2 fue conceptual

La banda irlandesa pidió perdón por la decisión de entregar su nuevo disco indiscriminadamente, pero el error fue mucho mayor al no comprender el contexto.

La música busca alternativas

La música busca alternativas

Thom Yorke, líder de Radiohead y una de las auténticas “fuerzas vivas” actuales del mundo de la música, lanza su nuevo disco en solitario, “Tomorrow’s Modern Boxes“, y lo hace a través de un nuevo canal cuyo nombre evoca los peores fantasmas en la industria de la música: BitTorrent.